Con 1.395 puntos en 19 fechas, César Giamberardini se convirtió en el entrenador virtual más exitoso del distrito, entre casi dos mil participantes. “En el trabajo armamos un torneo de amigos y también gané”, cuenta.
blank

Por JAVIER RUBINSTEIN
Director de El Deportivo Magazine y El Deportivo Web

Desde su lanzamiento, en febrero de 1995, el juego lanzado por el diario Clarín supo entusiasmar a miles y miles de argentinos que afirman saber de fútbol más “que muchos entrenadores que trabajan en primera división”. Durante años, El Gran DT fue furor entre chicos y grandes, que vía correo o a través de urnas distribuidas en distintos puntos del país enviaban a raudales los ya históricos cupones de cartón verde a la redacción del matutino.

Con el tiempo, el generalizado interés por el juego se fue apagando, pero tuvo su resurgimiento en 2008. Solo que desde entonces todo se maneja por internet: cambios, transferencias y tácticas de competencia. Entre otras variaciones a su versión “analógica”, se incorporó el denominado “Ranking de tu Barrio”, donde el sistema operativo agrupa a los vecinos de cada ciudad para hacerlos participar y ver quién es el mejor en su comunidad.

En este torneo Inicial que terminó en diciembre con Vélez como campeón, el mejor Gran DT escobarense fue César Giambernardini (35). Su equipo de fantasía “Traigan copas que vino sobra” sumó 1.395 puntos y fue el más rendidor de los 1.956 que participaron desde el distrito. Otros que llegaron al podio fueron Rodrigo Coronel (1.391) y Yani Romano (1.374).

“Siempre jugué al Gran DT, en todas las ediciones. Soy bastante fanático del fútbol, estuve pendiente todas las fechas. En Escobar es la segunda vez que salgo primero, así que me pone contento”, cuenta César a DIA 32.

Si bien salir primero a nivel local no da un premio económico -como sucede con el ganador general-, no es poca recompensa ser el “mejor” de donde uno vive. “Además en el trabajo armamos un torneo de amigos, donde hacíamos apuestas, y también gané”.

La fórmula ganadora

César terminó usando un esquema de 3-4-3 y su receta para hacer una campaña al menos digna es simple: “Hay que hacer cambios y ver los jugadores y equipos que están en buena racha”.

“Es muy difícil ganar una fecha y ni hablar del torneo. Cuando mejor me fue sumé 116 puntos y llegué a estar 160º en el torneo general, pero no más de eso”, afirma.

Su alma “Roja” lo llevó a poner en su equipo varios jugadores de Independiente, tal vez en el peor momento de su rica historia futbolística. “Tuve tres: Cristian Tula, hasta que se lesionó; Osmar Ferreyra, cuando estuvimos de racha, y Ernesto Farías, que lo mantuve casi todo el campeonato”.

Como buen “Diablo”, también evitó poner en sus planteles a jugadores de ciertos clubes: “Trato de no tener futbolistas de equipos que juegan contra Independiente ni tampoco de Racing”, confiesa.

Los puntos más altos de “Traigan copas que vino sobra” fueron sus delanteros: Facundo Ferreyra e Ignacio Scocco, de Vélez y Newell’s, quienes compartieron el primer puesto en la tabla de goleadores, con 13 conquistas.

Aunque le encantaría ganar el próximo Gran DT, César sabe que “es muy difícil” y no pasa por alto el duro semestre que le espera al club de sus amores en la pelea por no descender. “Está complicado, pero creo que nos vamos a salvar. Si logramos recuperar a los jugadores lesionados e incorporamos dos buenos refuerzos, es posible. Tenemos un buen técnico”, analiza. Y si él lo dice, habrá que creerle. De fútbol, está claro, algo sabe…

Su equipo ideal

Arquero: Nahuel Guzmán (Newell’s); defensores: Gino Peruzzi (Vélez), Lisandro López (Arsenal), Santiago Vergini (Newell’s); volantes: Román Martínez (Estudiantes), Mario Regueiro (Lanús), Leandro Paredes (Boca),  Federico Insúa (Vélez); Facundo Ferreyra (Vélez), Ernesto Farías (Independiente) e Ignacio Scocco (Newell’s).

Comentar la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *