Va por su tercera década en el under y es uno de los grupos fundamentales del rock escobarense. Para sus integrantes, ya se trata de una forma de vida: “No nos imaginamos vivir sin tocar en una banda”, afirma su bajista, Claudio Portilla.
blank

Por MARTIN POZZO
Director de revista La Negra

Sonrosado se formó en 1990, haciendo funk y ska. Después de unos años, la formación fue cambiando y pasó a estar conformada por “Riky” Losada (voz), José Ferrari (primera guitarra), Luis Contard (segunda  guitarra), Claudio Portilla (bajo) y “Quique” Rojas (batería). Con esta alineación estuvo tocando durante quince años y grabó en forma independiente un CD: “Sonrosado Presidente”.

Siempre mantuvieron un original estilo sobre los escenarios, algo que pasó a ser una marca registrada de la banda, que en los últimos años se volcó hacia un sonido más agresivo y cambió su vocalista al incorporar a Mariano Gueinasso. Con él grabaron un nuevo disco, llamado “Parado en el mismo bar”. Actualmente siguen tocando y difundiendo su música por el under bonaerense.

Nunca es tarde el reconocimiento a uno de los grupos fundamentales de Escobar que se encuentra transitando, con buena salud, su tercera década de vida. Y aunque suene como palabras arrebatadas a la señora Mirtha Legrand, el público se renueva y muchas generaciones de jóvenes (y no tanto) estarán gustosos de conocer y descubrir los pormenores de estos maduros rockeros locales. Para eso apuntamos a Claudio Portilla, que si bien es la quinta parte de la banda, responde a cada pregunta en plural, como si fuese el vocero de sus compañeros. No quedan dudas de que música y amistad son valores que siempre acompañaron a la agrupación.

¿Cómo y cuándo surgió el proyecto?

El proyecto Sonrosado nace en el año ’90, con la fusión de las bandas Santo remedio y El ojo blindado. El origen el nombre se inspiró en el viejo personaje que representaba a la delincuencia en El inspector Ardilla, llamado El Sonrosado. No es que hagamos apología del delito, pero sonó simpático.

Después de tanta música, ¿cómo se autodefinirían?

La banda comenzó siendo exclusivamente de ska, pero con el paso del tiempo giró más hacia el funk y siempre intentando tener un estilo propio, nunca renunció a la pluralidad. A lo largo de la carrera hemos hecho todos los estilos que quisimos: tango, reggae, blues, funk, ska, boggie, canciones e incluso hard, pero siempre suena a Sonrosado. Respecto a las influencias, cada integrante tiene la suya y eso hace al sonido de la banda.

¿Trabajan una temática central en las letras de sus temas?

Hasta hace dos o tres años las hacía “Riky”, siempre con un tilde fuerte y revolucionario, tal como es él, más allá de su tremendo carisma y su capacidad como compositor. Ahora escribe bastante Mariano, con un enfoque más del blues simple y popular, pero igualmente no estamos atados a una temática fija. Esta banda permite todo.

¿Cómo ves la escena actual de rock en Escobar? ¿Qué diferencias notas de sus comienzos por los ‘90 a hoy?

Sin lugar a dudas, la movida escobarense no tiene nada que ver con los ‘90. Antes éramos dos o tres bandas y era muy difícil armar shows. Ahora somos cientas, algunas buenísimas y que me encantan. La posibilidad de estar bien equipados, con músicos que estudian, hace a la gran diferencia con aquellos años. Hoy las bandas suenan muy profesionales y eso me gusta mucho. Hay algo que te diría off the record para no parecer un chupa medias, pero a las cosas hay que decirlas cuando son verdad: La Negra (revista & radio) ayudó muchísimo con la difusión del rock en la zona y siempre con un perfil muy profesional, que a las bandas les hace muy bien.

¿Cómo fueron sus experiencias en la grabación de los discos?

Sonrosado tiene mucha historia pero pocas grabaciones. Quizá no supimos transitar correctamente ese camino, pero los dos discos que tiene la banda son la prueba de ello. Solo la batería la grabamos en un estudio y el resto en nuestro propio estudio, el living de mi casa. Lo mezclamos y masterizamos nosotros y estamos muy conformes con el resultado, pero aún no tenemos el sonido de Audioslave (risas). La experiencia de hacerlo nosotros es impagable. Con la edición a un click todo se arregla sin tener que repetirlo tantas veces. Me la pasaría todo el día grabando y mezclando, es el mejor juego de Play que debería existir.

¿Qué quieren lograr a través de la música?

Es un estilo de vida, no nos imaginamos vivir sin tocar en una banda. Ya superamos las ilusiones de vivir de la música o hacernos famosos; lejos estuvimos de hacerlo. Pero hoy para nosotros no pasa por ahí sino por hacer lo que nos gusta y disfrutar del inmenso placer de tocar en una banda en vivo. Incluso disfrutamos a full los ensayos, son como reuniones de amigos en las que todos se están divirtiendo. Y aunque no tengamos muchas fechas, no dejamos de ensayar nunca. Actualmente lo hacemos de 0 a 2 de la madrugada y al otro día todos vamos a trabajar. Si eso no es pasión, la pasión ¿dónde está?.

Contactos de la banda

www.elsonar.com.ar/sonrosado

sonrosado@hotmail.com.ar

Facebook: sonrosado rock

Comentar la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *