Popular Posts
Follow Us

TRAGEDIA AÉREA

El último vuelo

Daniel Mukden era un experimentado y prestigioso piloto comercial. El mejor y más querido del Aeroclub de Escobar. Pero se estrelló cuando iba a aterrizar y murió al instante. Investigan qué pasó.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por JAVIER RUBINSTEIN
jrubinstein@dia32.com.ar

La tranquilidad del barrio parque El Cazador se vio trágicamente alterada en la tarde del sábado 8, cuando una aeronave se precipitó a tierra muy cerca del Aeroclub. Su piloto era Daniel Mukden, de 55 años, quien perdió la vida en forma casi instantánea, a pesar de la asistencia médica recibida en el lugar.

Oriundo de la localidad de Martínez, partido de San Isidro, Mukden era un apasionado de los aviones. Hacía décadas que piloteaba y era un hombre de consulta permanente entre sus compañeros, un referente.

“Era el Maradona de los pilotos. Y también un eximio constructor de aviones. Tenía muchísima experiencia en vuelos”, le cuenta Marcos Tiburzi a DIA 32, consternado por la partida de su amigo. “Otto”, como le decían, dejó a su señora Isolda, con quien compartía su amor por el tango y las milongas.

Piloto comercial e instructor, a los 20 años se especializó en vuelo a vela y continuó con ultralivianos y aviones experimentales de todo tipo. También desarrolló una vasta experiencia en aviones anfibios, tanto en la construcción como volándolos.

Además, participó en el diseño de aeronaves, propios y de terceros, como así en la construcción y puesta en vuelo de un avión para INVAP, empresa líder en desarrollo del conocimiento.

Qué pasó en la tarde del accidente es una incógnita. Mukden había despegado del Aeroclub sin problemas, pero al volver se estrelló momentos antes de iniciar el aterrizaje. Por ahora, no hay hipótesis de lo que le pudo haberle ocurrido a su avión Europa XS. Los peritos de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) trabajaron en la escena y los resultados de las pericias aún no se conocieron.

El predio del Aeroclub está en el fondo de El Cazador, en la intersección de las calles Parravicini y San Isidro. El lugar exacto de la caída fue 150 metros al noroeste de la pista cabecera 15. “Cayó en una parcela aledaña y sin producir daños materiales ni físicos a terceros, en un terreno descampado”, precisó Tiburzi, socio y ex dirigente.

En sus 30 años, es la primera vez que la institución se ve atravesaba por una tragedia y la pérdida de un ser tan querido como admirado. “Hemos perdido a nuestro amigo y líder natural, a nuestro guía de escuadrilla, a nuestro hermano mayor de la aeronáutica”, expresó su presidente, Federico Laborda, quien publicó en Facebook una conmovedora carta de despedida. “Desde ahora, solos deambularemos en ese mismo cielo donde antes volábamos juntos siguiendo tus sabias instrucciones”.

Notas relacionadas