Popular Posts
Follow Us

PABLO SHINJI

“Tener talento está bueno, pero no lo es todo”

Fanático del teatro independiente, en su Fábrica Teatral de Garín se dedica a entrenar a un centenar de alumnos que quieren ser actores, productores y directores. “Siento que lo artístico compensa mi mundo interior”, asegura.

  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Por FLORENCIA ALVAREZ
falvarez@dia32.com.ar

Al tiempo que estudiaba diseño industrial comenzó a trabajar en el sector comercial de empresas relacionadas a las telecomunicaciones. Pablo Shinji (50) recuerda que a los 28 años era muy osado, que viajaba por el mundo dando conferencias, que lejos estaba de creer que algún día se subiría a un escenario para interpretar a un personaje. Mucho menos que dos décadas después se ganaría la vida entrenando a más de cien alumnos en su Fábrica Teatral de Garín.

Fue durante una presentación en Buenos Aires que se dio cuenta de que le iba muy bien con la palabra, pero que si alguna vez tuviese que hablar sin estar protegido por esos pedestales que cubren el cuerpo, no sabría qué hacer con él.

Por esa razón decidió anotarse en un curso de teatro. “Nadie de mi familia había estado jamás relacionado al arte. Mi papá era un japonés que cultivaba flores y plantas en Garín, donde me crié”, le cuenta a DIA 32.

En 2001, mientras en Estados Unidos caían las Torres Gemelas, sus ideales y planes para el futuro también comenzaron a derrumbarse. Viendo cómo se le iba la vida a esa gente que quizá había soñado durante años con trabajar en el centro mundial del comercio, sus prioridades dieron un giro de 360 grados. “Negocié mi retiro y acá estoy”, resume.

Cuando se dio cuenta de que había perdido auto, obra social, vacaciones, aguinaldos y un buen sueldo, cayó cuatro días en cama. Pero se recuperó para dedicarse con ahínco al teatro. Desde entonces estudia, actúa, produce y da clases.

-¿Qué es la Fábrica Teatral?

-Nuestro objetivo es uno solo: formar actores. Para adultos hay grupos de principiantes, avanzados, entrenamiento actoral, producción teatral y clínica teatral. En los dos últimos los alumnos trabajan obras completas que se estrenan en una muestra de fin de año. Si el elenco quiere, la estrena profesionalmente al año siguiente. En 2018 estrenamos seis obras. Una vez un alumno me dijo: “Esto es como un laboratorio de emociones”. Y tiene algo que ver con eso: trabajamos mucho desde lo corporal, pero también desde lo emocional. El actor debe registrarse internamente, conocerse; así, a la hora de componer un personaje no hay obstáculos que lo impidan.

La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la revista DIA 32 de Febrero de 2019.

Disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar hasta el 28 de Febrero de 2019 inclusive.

Notas relacionadas