Popular Posts
Follow Us

CONTAMINACION AMBIENTAL

Basurales acuáticos

El partido de Escobar tiene 48 kilómetros de cursos hídricos. Son arroyos y zanjones que algunos vecinos fueron convirtiendo en enormes vertederos de residuos, donde hay desde televisores y heladeras hasta autos quemados.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por FLORENCIA ALVAREZ
falvarez@dia32.com.ar

Un simple globo lanzado al aire queda en los bosques, en el mar y en las montañas por seis meses, si es que llega a degradarse antes de convertirse en alimento letal para aves y peces. La idea de que va al cielo y se evapora en la estratósfera es solo un romanticismo ilusorio. De hecho, hay países como Australia y el Reino Unido que prohibieron la suelta masiva de globos para evitar la muerte de miles de animales y la contaminación de espacios naturales. Es un ejemplo pequeño, ínfimo, de cuánto daño puede hacer un acto inocente. Ni hablar de dejar tirada una botella de plástico en una playa, que ya no es ingenuo, es un atentado que irá a acrecentar las gigantescas islas de plástico que se formaron en los océanos. La del Pacífico ya equivale al tamaño de Francia, España y Alemania juntas.

Ahora, si fuésemos bajando con la imagen del satélite, como un Google Earth que se enfocara solo en el partido de Escobar, casi un grano de arena en el universo, serían aterradoras las cosas que se verían flotando o hundidas en los 48 kilómetros de cursos de agua que tiene el distrito.

Lo más común que se encuentra es basura “fina” de todo tipo: botellas, bolsas de plástico, diversos envases y mil objetos más. Cosas que hasta se podría decir que “las llevó el viento”. Lo que no se puede decir que llevó el viento es la enorme cantidad de electrodomésticos que van a parar a esas aguas: desde televisores y heladeras hasta microondas y cocinas, mezclados con colchones y muebles. Productos que ya no sirven y que sus dueños no tienen mejor idea que deshacerse de ellos arrojándolos a estos cauces para que no les molesten en sus casas. “Son los arroyos Garbarino”, suele bromear el intendente Ariel Sujarchuk al hablar sobre el trabajo que realiza el Municipio para limpiarlos.

El dato oficial sobre este tema es alarmante: en dos años y medio se sacaron del agua más de 375 toneladas de basura y electrodomésticos. Pero eso no es todo ni lo más sorprendente: también se hallaron casi doscientos autos. Sí, casi doscientos coches -al cierre de esta edición eran 172- quemados, destartalados, que fueron descartados en los arroyos por manos misteriosas.

Un tema que no solo tiene que ver con la contaminación ambiental sino también con un proceso burocrático largo, costoso y complicado cuando de solucionar el problema se trata. Generalmente son vehículos robados o que la gente “hace desaparecer” para cobrar el seguro.

La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la revista DIA 32 de Agosto de 2018.

Disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar hasta el 30 de Agosto de 2018 inclusive.

Notas relacionadas