Popular Posts
Follow Us

TAYRA KLARENBERG

Corazón de mariposa

Es una de las joyas del equipo de natación del Club Independiente de Escobar. Tiene 15 años y compite desde los 7, acaba de ganar dos medallas de plata en el Nacional de Rosario y se ilusiona con llegar a la Selección.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por JAVIER RUBINSTEIN
Director de El Deportivo Magazine y El Deportivo Web

Iba al jardín de infantes cuando empezó a tomar clases de natación en la Escuela del Club Independiente de Escobar, siguiendo los pasos de sus hermanos. “Ellos después dejaron, pero yo seguí. Mi primer entrenamiento fue con Sergio (Carlucci). Estaba re emocionada, la pasaba genial porque estaba con otra amiguita. Venía todos los días”, cuenta Tayra Klarenberg (15) recordando esa época como si hubiera sido solo algunos meses atrás y no una década, como realmente pasó.

Ya sabía nadar, pero la familia la impulsaba a que haga natación como deporte de cabecera. “Y la pegamos justo, porque es lo que me gusta”, afirma. De pequeña mostraba condiciones para empezar a competir y su primer torneo fue en San Isidro, en la prueba de 50 metros libres. Tenía 7 años y salió primera. “Estaba re nerviosa. Antes de tirarme me dolía la cabeza y la panza. Encima se me salieron las antiparras”, revive en charla con DIA 32, tras un entrenamiento a puro sol y debajo de los tilos del predio verdinegro.

Tayra va al colegio San Luis, pasó a tercer año -sin llevarse materias- y tiene de compañera de banco a Candela Nieves, otra de las joyas del equipo de natación de CAIDE. Es una jovencita con actitud, se la ve franca y con personalidad, decidida y luchadora. Tal como es dentro del agua se muestra afuera, sin ningún tipo de vergüenza para responder las preguntas.

Con el pasar de los torneos descubrió que el estilo de nado que mejor le sentaba era mariposa y junto a su entrenador Ezequiel Bucci decidieron hacer hincapié en esa especialidad. “Es muy arriesgado, no hay muchas chicas que naden ese estilo. Técnicamente es el más difícil, si vas despacio te hundís, tenés que llevar mucho ritmo”, explica.

Dice que le costó medio año decidirse a hacer los 200 metros y que en su primer Nacional no le fue nada bien: “Eran ocho chicas y yo quedé octava”, confiesa, entre risas.

Tener mucha resistencia en el nado, buen ritmo en la patada y mantenerse levantada son sus claves para “mariposear” en la pileta. Además, lleva un exigente régimen de entrenamientos, imprescindible para sostenerse en el nivel al que llegó y trazarse metas cada vez más exigentes. “En el Nacional de River quedé 5º y 6º en las finales. Dijimos que la próxima tenía que hacer un podio, vino Mar del Plata 2013 y salí 3º en los 100 mariposa. “Tengo que ser 2º” pensé, y se dio ahora. De a poquito vamos cumpliendo los objetivos”, sostiene, con la madurez de un adulto y la frescura de sus tiernos quince abriles.

En el Nacional de Rosario, a mediados de enero, Tayra logró dos medallas de plata y se convirtió en la primera nadadora escobarense en llegar a subcampeona argentina. Sus tiempos de 1’08’’ y 2’33’’ en 100 y 200 metros mariposa la llevaron a vivir el momento más emocionante de su carrera: “No lo podía creer. Tardé semanas en caer”, declara.

Un Nacional para mayores en mayo y un evento internacional en San Pablo (Brasil) son dos desafíos de alto vuelo para la agenda 2014 de la escobarense. “No tengo una gran meta todavía, un Juego Olímpico es demasiado, pero ir a un Sudamericano podría ser, aunque es muy difícil llegar a una final. Me gustaría ser parte de la selección argentina”, anhela, mientras vuelve a “sobrevolar” por el natatorio.

“Tiene todo lo que necesita”

Tayra tiene todo lo que necesita un campeón: carácter, disciplina, perseverancia y, sobre todo, talento. No recuerdo algún día donde se haya quejado por un trabajo exigente que le haya pedido y eso es clave para alguien de su nivel. Tenemos un vínculo de muchísima confianza y respeto, confiamos 100% uno en el otro y eso genera una seguridad mutua. Siempre da lo máximo entrenando y no se guarda nada. Sus próximas metas deportivas son bajar sus marcas, llegar a ser la número 1 del país en su categoría y clasificar a algún torneo en el exterior. Está trabajando muy duro para lograr sus objetivos, realmente siento orgullo y admiración por ella.

Ezequiel Bucci, entrenador de Tayra Klarenberg

Notas relacionadas