Popular Posts
Follow Us

MUCHA SONRISA, POCA INVERSION

Del dicho al hecho

Las obras de la Provincia llegan en cuentagotas a Escobar. En casi dos años de gestión, Vidal sólo desembolsó el 10% del presupuesto prometido. “Dice que somos un equipo, pero nos tiene en el banco de suplentes”, se queja Sujarchuk.

Por CIRO D. YACUZZI
cyacuzzi@dia32.com.ar

María Eugenia Vidal es una de las figuras políticas con mejor imagen del país. A tal punto que nadie duda de que el virtual empate de Cambiemos con Cristina Kirchner en la provincia se debió a sus intervenciones públicas a días de las PASO, en las que volvió a hacer gala de su versatilidad expresiva. Carisma, evidentemente, tiene.

La gobernadora también cultiva una cordial relación con los intendentes, propios y ajenos. Uno de esta segunda camada es Ariel Sujarchuk, con quien dio muestras de convivencia y apertura política al compartir dos actos en Garín -el Día de la Bandera de 2016 y la inauguración de la UDP, en mayo de 2017- y recibirlo en agosto del año pasado en su despacho.

Sin embargo, una cosa son las sonrisas y la simpatía de Vidal y otra muy distinta los resultados de algunas áreas clave de su gestión, que ya lleva veinte meses. En ese orden, el nivel de inversión directa en infraestructura es uno de los ítems que deja mucho que desear. Al menos en lo que hace al partido de Escobar, donde la subejecución presupuestaria es galopante: la Provincia aún no ha cumplido ni el 10% de sus compromisos, de acuerdo a un informe elaborado por DIA 32.

Hay algunas obras en marcha, por supuesto, como la remodelación de la guardia del hospital Erill, la repavimentación de la avenida Patricias Argentinas y la finalización del nuevo edificio del Jardín de Infantes de Loma Verde. Pero los principales proyectos siguen estando en carpeta y sólo unos pocos expedientes están en etapa de licitación futura, sin fecha cierta.

Los números no mienten: mientras que las obras que se están ejecutando totalizan una inversión de $51.200.000, las que están demoradas y sin miras de salir en el corto plazo acumulan $546.100.000. Es decir, un 90% más.

Algunas de las obras más costosas que la Provincia se comprometió a realizar -a través de convenios, previsiones presupuestarias y anuncios- son la repavimentación y el ensanche de la ruta 25, entre los partidos de Escobar y Pilar, por $150 millones; y la canalización del Arroyo Garín, por $196 millones. Ninguna de las dos fue siquiera licitada.

“Vidal dice que somos un equipo de 135, pero a Escobar lo tiene en el banco de suplentes. Y se lo dije cuando inauguramos la UDP”, afirma Sujarchuk, aunque aclara que, a su criterio, no se trata de un caso de discrecionalidad política: “Vidal no discrimina. Pero tampoco prioriza a Escobar, que no es lo mismo que discriminar”, sostiene.

Además, el jefe comunal admite a esta revista su “fluido diálogo” con la mandataria provincial: “Tengo su teléfono y siempre que le escribo me responde enseguida”, revela. Sin embargo, los fondos provinciales para obras llegan en cuentagotas.

Rédito propio

Las obras que la Provincia está llevando a cabo por su propia cuenta en el distrito son seis. Por inversión, la más importante es la repavimentación de 4.600 metros de la avenida Patricias Argentinas, en el límite entre Garín y Manuel Alberti -de hecho, fue un pedido del intendente de Pilar, Nicolás Ducoté-, que costará cerca de $20.000.000.

También se están haciendo la remodelación integral y la nueva instalación eléctrica de la guardia del hospital Erill; la finalización del nuevo edificio para el Jardín de Infantes Nº921 de Loma Verde y la ampliación del Jardín de Infantes Nº915 de Ingeniero Maschwitz.

Un caso aparte es el de la problemática construcción del nuevo edificio para la Escuela Secundaria Nº11, en el barrio la Loma de Garín, que se encuentra paralizada desde hace cuatro meses. La obra había sido anunciada en 2012.

En suma, los montos por los que se adjudicaron esta media docena de obras apenas supera el medio centenar de millones de pesos. Una cifra que puede no sonar a poco, pero que representa apenas una décima parte de la inversión comprometida para los años 2016 y 2017, de acuerdo a un informe del Ministerio de Infraestructura de la provincia al que tuvo acceso DIA 32.

Obras pendientes

En folletos de campaña y en las redes sociales es común encontrar anuncios de Cambiemos adjudicándose grandes montos de inversión en los municipios. Obviamente, también en Escobar. Sin embargo, la información oficial dista bastante de dar motivos para jactancias.

La lista de pendientes es larga y los montos son de nueve cifras. Sólo entre la repavimentación y el ensanche de la ruta 25, entre Escobar y Pilar, y la canalización del Arroyo Garín, la Provincia debería desembolsar $346 millones.

También están en carpeta más de veinte millones de pesos para completar la construcción de las 274 viviendas sociales en el barrio Amancay de Maquinista Savio -una deuda del gobierno anterior-; 31 millones para la limpieza del Arroyo Escobar y otros 40 que nunca llegaron para la repavimentación de las avenidas Belgrano y Villanueva, en Garín y Maschwitz, que el Municipio terminó realizando con fondos propios. Supuestamente hay un acuerdo de palabra para que ese dinero se destine a otras obras, en compensación.

En total, $546 millones que la Provincia ya debería estar invirtiendo en el partido de Escobar, de acuerdo a las metas trazadas por el propio gobierno de Vidal. Y sin contar los 12 millones de pesos incautados en un operativo contra el juego clandestino, en 2016, que prometió destinar al hospital Erill pero que hasta ahora tampoco llegaron a destino.

Deudas varias

Más allá de las obras que la Provincia tiene pendientes de ejecución, en el Municipio también se quejan de que hay atrasos en el envío de otras partidas, que se vienen cubriendo con la caja local.

El secretario general de Gobierno, Javier Rehl, afirmó que Vidal está adeudando “desde abril los sueldos del SAME, que son más de 3 millones de pesos”, mientras que tampoco llegaron los chalecos antibala para las fuerzas policiales que el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, prometió en su última visita a Escobar. “Todavía los estamos esperando”, afirmó la mano derecha de Sujarchuk.

Rehl también cuestionó al presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, a quien acusó de frenar un empréstito para maquinaria vial por una supuesta deuda del Municipio con el CEAMSE. De los $35 millones autorizados por el Concejo Deliberante y el Tribunal de Cuentas, solo liberó $10 millones.

“Indudablemente que hay discrecionalidad de Curutchet en el envío de fondos, porque la gran mayoría de los municipios del Conurbano tiene deudas con el CEAMSE y eso no es motivo para que el Banco Provincia no les otorgue un préstamo”, enfatizó el funcionario en declaraciones a El Día de Escobar.

Por lo visto, con las sonrisas de Vidal y su calidez no alcanzan. Para hacer obras se necesita dinero. Y lo que está llegando al distrito está muy lejos de cumplir los compromisos asumidos por la Provincia. Del dicho al hecho, en este caso, el trecho es de casi 500 millones de pesos.

FONDO DE INFRAESTRUCTURA

Un acuerdo político que nació de la necesidad

Cuando María Eugenia Vidal asumió la Gobernación se encontró con fuertes resistencias del kirchnerismo a la hora de aprobar un endeudamiento de 60.000 millones de pesos -inicialmente iba a ser de 100.000 millones- en el Presupuesto General de 2016. Pero hubo intendentes que colaboraron para destrabar el tratamiento de la ley de leyes, entre ellos Ariel Sujarchuk.

Eso sí, la negociación política incluyó una condición de los jefes comunales, que la mandataria aceptó y se convirtió en ley: la creación de un Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), que en el primer año fue de 7 mil millones.

Los recursos para el FIM surgen de una parte del endeudamiento autorizado a la Provincia y se deben distribuir de modo obligatorio, equitativo y automático conforme al Coeficiente Único de Distribución (CUD), como la coparticipación. Siempre y cuando el Municipio certifique el avance de las obras para las cuales requirió su parte de la torta.

En 2016 al partido de Escobar le correspondían $51 millones, de los cuales llegaron $40 millones y faltan $11. Parte de esos recursos se destinaron a la construcción de la UDP en Garín. La partida de 2017 es por $69 millones, de los cuales 26,8 millones ya fueron transferidos y restan 42,2, según información proporcionada por el Municipio.

Respecto a estas demoras, Sujarchuk no duda en identificar a los responsables y acusarlos: «Si a Escobar no llegan más fondos es porque los Costa hacen todo lo posible para eso. Ellos creen que cuanto peor me vaya, mejor para ellos. No solo que no colaboran en nada sino que se encargan de hacer todo lo posible para boicotear. Y esto lo dicen los funcionarios del más alto rango de la Provincia y de la Nación», aseguró el intendente a DIA 32.

Notas relacionadas