moran-home-web-2
Trabajó once años en TN, quince en C5N y hoy es subsecretario de Comunicación del Municipio. Su experiencia en los medios y la llegada a Escobar junto a su familia. “Nos enamoramos de la ciudad”, afirma.

Puntual, llega a la entrevista con algunas fotos y un anotador cargado de datos. Como buen periodista, tiene una memoria intacta y recuerda toda su carrera, año por año. Dónde estuvo, qué cubrió, por qué, con quiénes trabajaba… cada detalle lo cuenta con exactitud. Sabe lo que es estar del otro lado del micrófono y eso simplifica las cosas para quien escribe. “Este podría ser un título, ¿no?”, pregunta, risueño, sin poder (ni querer) ocultar su pasión por el periodismo.

“Siempre pensé que iba a ser ingeniero, igual que mi papá. De hecho, era muy bueno en Matemática. Era y soy muy organizado. Me gusta tener estructuras y estar preparado para imprevistos”, sostiene Diego Morán (50) cuando habla de su época de estudiante en Olivos, ciudad de la que es oriundo.

Recuerda que estaba en 4º año del secundario cuando se propuso estudiar periodismo. Fue así que se anotó en la Universidad de El Salvador, donde se recibió de licenciado en Periodismo y Analista en Medios de Comunicación.

Su primer trabajo fue en un semanario de Olivos (Prensa Libre). Cuando estaba en el tercer año de la carrera empezó a ir todos los días junto a otro compañero a la puerta de Canal 13 para dejarle su currículum a quien se cruzara y pedir una oportunidad en la señal. “Como de chico viví unos años en Canadá, sé hablar muy bien inglés y apostaba a eso. Quería entrar como sea”, confiesa.

blank
Funcionario. Morán ingresó a la Subsecretaría de Comunicación del Municipio en marzo de 2022.

Entre TN y Canal 13

De tanto ir, un día se encontró con Ricardo Pipino, que estaba creando el canal de cable TN, y lo convocaron. Era marzo de 1993 y empezó escribiendo los videograph de cada nota. Esa fue su primera función en la pantalla, mientras todavía estudiaba. “En esa época Telenoche hacía treinta y pico de puntos de rating, todos ponían el noticiero de Mónica y César para enterarse lo que pasaba. Después pasé a ser productor y movilero. Salía en TN durante el día y a la noche en Telenoche”, recuerda. 

Estaba en Disney: estudiaba periodismo y trabajaba en el noticiero con más prestigio que había. Tenía grandes maestros, como Mario Markic, Julio Bazán, Luis Clur, el creador de Reporter Esso; yo era una esponja, aprendí de todos, tuve mucha suerte”, asegura, feliz por los momentos vividos en esa época, donde todo era trabajo y aprendizaje.

Estuvo casi 12 años en Canal 13, hasta noviembre de 2004. Dice que no tuvo más ganas de seguir, por sentir una mezcla de desgaste y falta de oportunidades que para él eran injustas. “Los últimos seis años fueron de una frustración grande, porque sentía que todo lo que había aprendido no lo podía ejercer. Quería viajar al exterior, hacer informes especiales… pero me faltó la parte más política: me iba a comer con los camarógrafos y no con los jefes”.

Estaba cada vez más frustrado, estancadísimo. Busqué trabajo en otros lugares, pero me estaba por casar y me daba miedo pegar un salto. Hasta que renuncié. Me decían que estaba loco”, afirma sobre aquella decisión que tardó en tomar, pero que interiormente sentía desde hacía tiempo.

Del odio a C5N

Desilusionado por su falta de crecimiento en los últimos años de Canal 13, Diego Morán reconoce que tuvo un desenamoramiento importante con el oficio de informar: “Dejé todo y pasé a odiar el periodismo, por la frustración que tenía”.

“Pero el problema era el contexto en que yo estaba, no la profesión. Me fui a vivir a Pilar y puse un negocio de venta de bebida mayorista con mi primo en el barrio Los Cachorros, de Del Viso. Me llamaron de Telefe para ser movilero, pero no quise”.

“A los tres años, ya más limpio mentalmente, me enteré que Daniel Hadad estaba por abrir C5N y me agarró la cosquillita otra vez. Era algo nuevo, empezar de cero. Mandé un mensaje a un conocido, habló con Hadad y dio el okey. Empecé en el canal tres meses antes de que saliera al aire, en 2007”, precisa.

moran archivo (2)
Frente a cámara. Tras un impás periodístico de tres años, en 2007 ingresó a C5N. Estuvo hasta 2022.

En la incipiente señal de noticias empezó como movilero, estuvo algunos meses y después pasó a ser jefe de edición. También fue columnista en temas internacionales y llegó a conducir el noticiero. Allí sí pudo viajar, como pretendía, y cubrió grandes acontecimientos: “Mi experiencia más impactante fue el terremoto en Haití”, asegura, sin pensarlo dos veces.

También cubrió elecciones en Estados Unidos, Brasil, Uruguay y Venezuela, el golpe de Estado en Honduras, un festival de tango en Japón, la crisis económica en España y hasta “buscó” un avión perdido en Costa Rica, que nunca apareció.

“Ellos me valoraron por lo que había hecho en TN. En Canal 13 yo era ‘Dieguito’ y en C5N era Diego Morán, el de TN; fue muy loco”, admite, teniendo el privilegio de haber estado en ambas señales desde el primer día, cuando solo eran pretenciosos proyectos.

La historia en C5N concluyó en 2022. Tuvo otras propuestas y renunció: “Sentía que había tocado un techo, no me veía jubilándome ahí”.

Desembarco en Escobar

En 2016 decidió mudarse a Loma Verde con su familia, buscando un entorno más natural donde vivir con su esposa Lorena y sus tres hijos: Sol, Francisco y Juan Pablo. Durante cinco años viajó a Capital diariamente y después se instaló en el centro de Belén de Escobar.

“Me iba a las 5 de la mañana y volvía de noche, pero era feliz. Mis tres hijos iban al colegio, mi esposa estaba contenta, se hacía de amigas nuevas y vecinas. Ella fue quien me sugirió dar una mano en la comunicación de la Municipalidad, ya que me gustaba la gestión de Sujarchuk”, señala.

Sin conocer personalmente al intendente, consiguió su teléfono y le escribió. Le contó que vivía en la zona, su tarea como periodista y se puso a disposición. Días más tarde se reunieron y se incorporó a prensa, aunque él seguía en C5N por la tarde y en el Canal de la Ciudad (Capital) por la mañana. Debía repartir su tiempo y estar donde lo necesitaban.

“La intensidad que le pone Sujarchuk a la gestión y a los secretarios o subsecretarios es altísima. No la vi ni en los medios nacionales”.

“Cuando vi lo que era la estructura del área de Comunicación de la Municipalidad me encantó. Para no dejar los otros trabajos arreglé en C5N trabajar los fines de semana, para tener las tardes libres. Acá empecé haciendo videos y en marzo de 2022 Ariel me ofreció ser subsecretario de Comunicación. Le dije que sí y dejé los demás trabajos para dedicarme de pleno a mi nueva función”, sostiene.

Cuenta que desde que se casó vivió en nueve lugares, como Barrio Norte, San Isidro, Olivos, Pilar, Loma Verde y Escobar. “Este es mi lugar en el mundo, lo pensamos los cinco integrantes de mi familia”, afirma, feliz.

blank
Full time. Morán dejó sus otros trabajos para poder seguirle el ritmo a la gestión de Sujarchuk.

Alta intensidad

“Estoy hablando mucho, te voy a hacer escribir demasiado”, acota, simpático, en medio de la charla, pero sabiendo que siempre es preferible en una entrevista que sobren palabras y no que falten, así la nota fluye mucho más fácil.

“Hoy mi función es comunicar la gestión, a través de gacetillas para los medios y de las redes sociales, y tener un contacto directo con los periodistas locales y nacionales. Intento ser el encargado de prensa que me hubiera gustado tener cuando yo era periodista, estuve del otro lado y sé de urgencias periodísticas”.

Dice que no piensa en volver a la televisión. “Estoy muy bien haciendo lo que hago”, sostiene, convencido de continuar en esta nueva faceta profesional, donde no deja de ejercer su rol de periodista, pero desde el lado institucional.

Diego Morán está al frente de Escobar 120, un resumen semanal de noticas de dos minutos que se puede ver en el canal de YouTube y las redes sociales del Municipio; él lo guiona y conduce, con la dinámica y agilidad que aprendió en sus años de periodismo televisivo.

“Intento ser el encargado de prensa que me hubiera gustado tener cuando yo era periodista, estuve del otro lado y sé de urgencias”.

“En los 25 años que trabajé en medios nacionales no tuve la intensidad con la que se trabaja acá, nunca viví algo así”, subraya. “La intensidad que le pone Sujarchuk a la gestión y a los secretarios o subsecretarios es altísima, la misma con la que se maneja él. Mi celular suena todo el tiempo”, acota, remarcando el grado de exigencia que se maneja en cada área.

“A mi equipo le digo que analicemos las noticias, que en las gacetillas pongamos títulos que tengan gancho, y si da para video, lo hacemos. Trabajamos en tándem con Juan Pablo Casas, él es subsecretario de Prensa y yo de Comunicación Institucional. Nos dividimos tareas y nos complementamos muy bien”.

Con la visión de quien viene de afuera pero ya lleva siete años de residencia, destaca que Escobar “crece y no pierde su esencia. Voy a la ferretería y me quedo hablando con el ferretero, eso me encanta. Hay más tránsito, entiendo a los escobarenses que se quejan de eso, pero hay un rumbo, una estrategia. Con mi familia estamos enamorados de Escobar y nos vamos a quedar a vivir acá”, declara, convencido.

Esta vez no tuvo que preparar preguntas ni producir la nota, él fue el entrevistado. Tenía muchas cosas por contar, tras casi treinta años de trayectoria en dos de los principales canales de noticias del país.

moran (2)
Nueva misión. Cada semana conduce Escobar 120, un resumen de noticias de la gestión municipal.

Perfil profesional

La carrera de Diego Morán en los grandes medios comenzó en 1993, cuando ingresó a TN, donde estuvo hasta 2004, también trabajando como cronista en vivo de Telenoche. Por esas cosas del destino, su siguiente trabajo fue “en la vereda de enfrente”: C5N, entre 2007 y 2022. Fue parte de ambos canales desde sus respectivos lanzamientos. También trabajó en el Canal de la Ciudad (2013 a 2021), en 2002 hizo una práctica profesional en la agencia Reuters (Londres) y al otro año fue productor de un reality para Fox: Temptation Island III.