Popular Posts
Follow Us

JUEGOS BONAERENSES

Dos chicas de oro

Escobar no tuvo una actuación tan destacada como otros años en Mar del Plata, pero ellas se lucieron y llegaron a la cima del podio. Angela Almada logró el primer puesto en atletismo y Mercedes Aldana en golf. Ambas sueñan seguir creciendo en el deporte.

Por JAVIER RUBINSTEIN*
jrubinstein@dia32.com.ar

Del sábado 6 al martes 9 de noviembre se vivió en Mar del Plata la final de la 30º edición de los Juegos Bonaerenses, donde el partido de Escobar estuvo representado por una delegación de 120 competidores en disciplinas deportivas y artísticas.

La cosecha de medallas escobarense no estuvo al nivel de otros años: apenas 2 de oro, 5 de plata y 6 de bronce, lo que le valió el 48º puesto en el medallero general. El municipio más ganador fue General Pueyrredón (24-14-9), seguido por La Plata (18-10-9) y Lomas de Zamora (17-7-8).

Una particularidad de las preseas doradas que logró la delegación escobarense es que ambas fueron ganadas por chicas en disciplinas individuales, Angela Almada (14) en atletismo y Mercedes Aldana (16) en golf. Ambas tienen una historia de superación y de haberse iniciado a una temprana edad, con el deporte como un estilo de vida.

DIA 32 las entrevistó cuando regresaron de Mar del Plata, felices por la experiencia y las medallas ganadas. El lugar de encuentro fue el polideportivo municipal Luis Monti.

Pura velocidad

Angela Almada se quedó con el oro en la prueba de 300 metros Sub 16. “Estoy muy feliz, me preparé mucho para llegar. Competí dos veces, en la serie y la final, y pude ganar las dos, bajando mi marca a 40 segundos. Mi familia también fue a Mar del Plata y estaban todos muy contentos, ellos me apoyan en todo”, cuenta, con gratitud y alegría.

La flamante campeona bonaerense se inició a los 8 años en carreras de calle. Después pasó a velocidad, algo más específico, y se incorporó a la Escuela Municipal de Atletismo.

“Yo vivo en Tortuguitas y allá no hay tanto interés en el deporte, por eso vinimos a Escobar, porque conocíamos a Javier (Amarillo) y entreno con él desde hace años”, recalca, mostrando su admiración y la confianza que tiene en su entrenador, formador de decenas de atletas de elite en esta ciudad.

A fines de septiembre había competido en el Nacional U18 en Misiones, donde fue subcampeona en 400 metros. Un mes después corrió en el Metropolitano de Capital Federal y logró la triple corona al ser campeona en 600, 200 y 80 metros.

Como si fuera poco, a la vuelta de Mar del Plata conquistó el título más valioso en cuanto a su relevancia: fue primera en la prueba de 600 metros del Nacional U16 que se hizo en Córdoba el viernes 12 y sábado 13, con un registro de 1´40´´52/100, la mejor marca personal para la nueva campeona argentina juvenil.

“Tuve semanas muy buenas, difíciles de repetir. Todo es el fruto del sacrificio de tanto entrenamiento”, comenta, tras haber vivido los mejores meses de su prometedora trayectoria.

Como la mayoría de los atletas, su mayor anhelo es representar al país en eventos internacionales y para eso trabaja día a día, con esmero y perseverancia. “Mi sueño es llegar a un Juego Olímpico, de acá a varios años. En este deporte hay que tener físico y cabeza, eso también ayuda mucho”, confiesa, llena de entusiasmo.

Puntería y precisión

Por su parte, Mercedes Aldana juega al golf en el Haras Santa María, donde vive con su familia. Fue su primera participación en los Bonaerenses, con un excelente resultado. “Hubo un solo día de competencia, fue en Sierra de los Padres. No éramos tantas chicas, así que jugamos todas juntas y sabíamos cómo iba cada una. Saqué una buena diferencia con la segunda. Aunque no hice mi mejor score, pero me sirve mucho como experiencia”, repasa sobre la obtención del primer puesto en la costa atlántica.

Ella comenzó a jugar a los 6 años, a través de su padre y su hermano mayor, que también son fanáticos del palo y la pelotita. “Hasta los 11 hice varios deportes y desde hace cinco años me dedico solo a jugar al golf”, declara, con su medalla dorada colgada en el pecho.

En este 2021 compitió en varios torneos nacionales de aficionadas y ganó la etapa regional de los juegos con muy buen score. “La cabeza juega mucho en esto. Tenés que estar concentrada los 18 hoyos, que es un montón de tiempo. Y después entrenar mucho. Yo hago tres o cuatro horas de práctica por día”, sostiene, dando detalles de su preparación constante.

En diciembre jugará un certamen “muy importante” para aficionados y planea su pretemporada para el verano, mezclada con algunos torneos para seguir con la puesta a punto de cara a 2022.

Mercedes sueña despierta y cuenta en voz alta sus objetivos de acá a un par de años. “Mi deseo es jugar para un equipo universitario de Estados Unidos y ver si me hago profesional. Quiero terminar el colegio e irme para allá. Es el camino que hay que hacer para ser profesional, llegás a cierto nivel al competir con otras universidades y tenés que conseguir alguien que te banque económicamente. Por suerte, mi familia me apoya en todo”, afirma, convencida de lo que quiere.

Angela y Mercedes se destacaron en “La Feliz”. Ambas se coronaron en sus especialidades y tienen la mente en el mediano y largo plazo. Siguen su rumbo y saben lo que quieren en el mundo del deporte. Dos chicas que valen oro.

Notas relacionadas