Popular Posts
Follow Us

¿PLAZA PARA TODOS O COCHERA PARA ALGUNOS?

Polémica sobre cuatro ruedas

Para resolver uno de los tantos problemas del tránsito, el Municipio quiere hacer una playa de estacionamiento en el campito de la estación de Escobar. Muy resistido por distintos sectores, el proyecto quedó detenido en el Concejo Deliberante, que lo iba a aprobar por unanimidad.

Por CIRO D. YACUZZI
cyacuzzi@dia32.com.ar

Cuando todavía no se habían apagado las repercusiones de la presentación en sociedad de la ciudad satélite Ciudad del Lago, que urbanizará 1.400 hectáreas de bañados, una nueva polémica se encendió en la comunidad de Belén de Escobar: el proyecto que impulsa el Municipio para hacer una playa de estacionamiento sobre la plaza de la estación, que dividió rápidamente las opiniones en dos carriles.

La iniciativa, presentada oficialmente como una “solución parcial” a los problemas que causa el neurálgico tránsito vehicular en la ciudad durante algunos pasajes del día, al cierre de esta edición se encontraba detenida en el Concejo Deliberante, que desvió el expediente a la asesoría legal con consultas técnicas luego de un despacho unánime de las comisiones a favor del controversial emprendimiento.

Balizas encendidas

En los últimos años, las dificultades para estacionar un auto en las principales calles del compacto centro de Belén de Escobar se han incrementando al punto de fastidiar al más paciente conductor. Por supuesto que esta situación no se da todo el tiempo sino en una franja horaria claramente segmentada de 11 a 13 y de 17 a 19 –las llamadas “horas pico”-, de lunes a sábado.

Como solución a este problema derivado del creciente tránsito vehicular escobarense, desde el Municipio empezaron a darle forma a un proyecto que plantea la construcción de una playa de estacionamiento para 250 coches en una de las dos parcelas que conforman la plaza de la estación.

Para su concreción, el Ejecutivo prevé aplicar el mecanismo contemplado en la ley provincial 9645/80, que habilita a las municipalidades a concesionar una obra pública y su explotación por un determinado período a empresas privadas, a cambio de un canon. En este caso se habla de un término inicial de diez años. Y se calcula que, trabajando a un 50%, el adjudicatario podría amortizar en diez meses la inversión, estimada en $ 1.600.000.

Siempre de acuerdo al plan oficial, la playa deberá permanecer abierta durante diez horas al día y el valor de la tarifa será fijado por el concesionario.

Freno de mano

Rubricado por el intendente Sandro Guzmán y el subsecretario de Planificación de la Comuna, el ingeniero Nemesio Tissera, el expediente 13.508/10 parecía llegar con destino de pronto despacho al Concejo Deliberante. Con un unánime dictamen de aprobación en comisiones, el tema tuvo tratamiento en sesión el miércoles 11 de agosto. Pero, imprevistamente, la votación del proyecto de ordenanza para autorizar el llamado a licitación quedó postergada.

El motivo de la frenada lo explicó desde su banca el presidente del bloque oficialista, Luis Carranza, quien aludió a la necesidad de analizar legalmente el artículo 15º de las cláusulas particulares del pliego de bases y condiciones. Allí se establece que “la adjudicación no se hará hasta que el organismo que corresponda otorgue permiso de uso de los terrenos afectados a la playa de estacionamiento”.

Las tierras en cuestión, según se explicó, están bajo la responsabilidad tutelar de un organismo dependiente del Ministerio de Planificación Federal -la Administración de Infraestructura Ferroviaria (ADIF)- y se encuentran concesionadas desde 1992 a la empresa Nuevo Central Argentino. Por ende, sin una aprobación de ambas partes el proyecto no sería viable.

Sin embargo, la ley 9.645/80 declara en su artículo 12º “sujetos a expropiación los inmuebles requeridos” para las iniciativas municipales que se desarrollen bajo este marco normativo. Así visto, el proyecto no requeriría entonces de ningún permiso para avanzar. En busca de certezas sobre este aspecto, el expediente fue girado al despacho del asesor legal de los concejales, el abogado Marcelo Orce. “Queremos saber si estamos haciendo bien las cosas”, explicó Carranza.

Guiños de aprobación

Aunque la palabra del letrado pueda incidir en la definición del voto de los concejales, el tablero previo a la sesión del miércoles 11 daba un 20-0 casi obvio a estas alturas.

“Es una solución parcial a la falta de espacios para estacionar vehículos en la zona céntrica de Belén de Escobar”, argumentó Carranza en su alocución. Más tarde, consultado por DIA 32, insistió en que “es la mejor alternativa que se encontró” desde el Ejecutivo para dar respuesta a este problema y consideró que el 50% del espacio verde que se sacrificaría para hacer la playa “es el menos utilizado por la comunidad”. De todos modos, admitió que “seguramente hay muchas cosas que pulir del expediente y debamos involucrarnos más”.

Sinfonía de bocinazos

Ni bien se conoció a través de algunos medios periodísticos locales, el proyecto despertó negativas reacciones en la opinión pública. El caso tal vez más significativo fue el de la página web El Día de Escobar, donde decenas de lectores expresaron su rechazo a la playa de estacionamiento.

“Tendría que ser subterránea o nada”, sentenció Matías Sosa. “Me salen canas verdes cada vez que tengo que estacionar, el tráfico es caótico y hay que tomar medidas, ¡pero el campito no se toca!”, exclamó Mónica Novelino. Y Julia Molina, que también dejó su comentario en el muro del Facebook de ese medio, agregó: “Hay que buscar otra solución al tema del estacionamiento. No se pueden seguir quitando espacios verdes”.

Desde los partidos políticos, el primero en salir a la palestra fue el dirigente macrista Miguel Jobe con una solicitada
de duro contenido hacia el gobierno local y una marcada posición en defensa de una plaza de alto valor simbólico para la localidad.

El ex diputado nacional y ex concejal también remarcó que “en primer lugar, se necesita un relevamiento de entes públicos o privados reconocidos que entiendan del tema, como la Universidad Tecnológica Nacional o el Automóvil Club Argentino” para diagnosticar las posibles soluciones al tránsito escobarense.

Una postura similar planteó el Partido Obrero. “La entrega de la plaza de la estación significa una avanzada privatista contra los espacios públicos y un perjuicio para las familias y jóvenes que encuentran en allí un sitio para la recreación, el esparcimiento y la realización de diversas manifestaciones culturales”, señalaron en un comunicado.

La Asociación Ambientalista de Escobar (AAPE) también alzó su voz contra el polémico proyecto de la playa de estacionamiento: “No me parece apropiado y, además, creo que no existe una necesidad real. En Escobar hay un déficit de espacios verdes públicos, por lo tanto deberíamos cuidarlos y realzarlos. Reemplazarlos con una playa de estacionamiento sería todo lo contrario a lo que se necesita y a lo que exige la ley 8.912”, declaró a esta revista Viviana Rebassa.

En la misma sintonía, un grupo de vecinos, entre ellos integrantes de AAPE y de otras entidades ambientalistas, acudió el 19 de agosto a la Defensoría del Pueblo de Escobar con la intención de que interceda en favor de la preservación de la plaza.

“El campito de la estación es un lugar de tránsito, encuentro y recreación de los sectores más humildes del distrito. Despojarnos de ese lugar de connotaciones históricas no solo será un agravio a la memoria colectiva de la sociedad sino un acto de profunda inequidad social: darle más comodidad al que anda en auto, sacándole al que anda de a pie”, expusieron ante la titular del organismo, Rocío Fernández, en un escrito.

Por su parte, la Cámara de Comercio (CCISE) evitó tomar partido en la polémica, aunque planteó la necesidad de que el proyecto sea estudiado por la comunidad. “Está claro que Escobar necesita un reordenamiento del tránsito y es bueno que se piense en hacer obras que acompañen el crecimiento de la ciudad, pero es fundamental que se realicen bajo un plan a futuro. Creo que se debe tener en cuenta la opinión de los vecinos y darse un debate donde todos, junto al Municipio, evaluemos costos y beneficios de la obra para el ciudadano y la ciudad”, expresó a DIA 32 el presidente de CCISE, Hernán González.

Por ahora, el proyecto quedó estacionado en la asesoría legal del Concejo Deliberante. Pero la polémica sigue encendida, rugiendo.

El retruco de AVE

Si el proyecto de la playa de estacionamiento se hubiera votado en la sesión del miércoles 11, como inicialmente estaba previsto, los dos concejales vecinalistas hubieran dado su visto bueno. Pero dos semanas después, a la luz de la negativa repercusión en la comunidad, decidieron cambiar abruptamente de criterio.

Los concejales Alejandro Fedeli y Mónica Palazzo presentaron el jueves 26 un proyecto de comunicación expresando que “verían con agrado” que el Ejecutivo considere la posibilidad de construir en la plaza de la estación un nuevo Palacio Municipal, con cocheras subterráneas y un área comercial. Con ínfimas esperanzas de que esa iniciativa tenga éxito, el dúo de concejales que responde al senador Roberto Costa encontró así una manera decorosa de dar un paso al costado para despegarse de la polémica.

“Acá hay lugar”

A escasos veinte metros de la plaza de la estación, sobre la vereda impar de la calle Ameghino, el cartel de una cochera privada avisa en letras mayúsculas que “hay lugar”. Son las 12.30 de un martes espléndido y menos de la mitad de los 70 lugares que tiene en sus dos plantas están ocupados. “A esta hora siempre es así. Y a la tarde es peor. Salvo que haya algo en el teatro (Seminari), acá hay lugar para hacer un baile”, señala su propietario, Luis Gadda(foto), a DIA 32.

“La gente elige estacionar en la calle porque es más barato. Acá cobramos 5 pesos la hora y afuera está 2 pesos. Además, tampoco hay una cultura de usar cocheras privadas. Siempre vienen los mismos”, explica el dueño del estacionamiento, habilitado hace poco más de un año.

El dato, además de curioso, abre un abanico de dudas sobre la viabilidad comercial del emprendimiento que la Comuna impulsa y deja picando un interrogante: ¿La solución al problema del estacionamiento radica en una diferencia de tres pesos por hora?

“Emparchando el problema”

Escobar tiene muchos problemas. Uno, quizás no el más grave, es el tránsito. No reconocerlo es agregarle otro y eso es lo que pasa hace muchos años.

Cuando un problema se prolonga en el tiempo, se cronifica y hasta se hace difícil de visualizar. Ahora, repasemos cuáles son las causas principales por las que no se realizan determinadas necesidades de orden público: falta de presupuesto, desidia o total desconocimiento de la problemática.

No es signo de debilidad pedir ayuda. Y es lo que se tendría que haber hecho hace años con el tránsito. Un servicio de consultoría sale menos que un recital y hay buenas, incluyendo la del Automóvil Club Argentino.

Si creen que con una playa de estacionamiento para 250 autos van a solucionar el problema, están equivocados. Cuando llenen la playa verán que el caos seguirá vigente y el único que hizo negocio fue el que recibió la concesión por 10 años.

Es más, no solo tendrán los mismos reclamos de ahora sino que se le habrán sumado los de los cientos de vecinos que usan ese espacio cotidianamente. Faltan a la verdad cuando dicen que los vecinos no lo usan. Sí se usa y mucho, y los domingos de verano es particularmente agradable verlo abarrotado de todo tipo de gente, parejitas, jóvenes haciendo música, muchos chicos, ancianos, circunstanciales turistas y cansados transeúntes.

No es una discusión ecológica -puede que se la lleve para ese camino para minimizarla o descalificarla-, es solo sentido común. El dilema sería: ¿perdemos un espacio verde que es para recreación de la gente y solucionamos un problema o lo perdemos solo para solucionarle el problema a unos pocos?

Algunos concejales consultados sostienen que solo se justificaría si se hace una obra con subsuelo y varios pisos para poder abastecer de esa manera la demanda existente. Otros más osados ya hablan de hacer una mega playa bajo la plaza San Martín.

La discusión que se viene no es progreso sí o progreso no. Sin duda es de qué lado están los que nos gobiernan al momento de tomar las decisiones que afectan el futuro de sus gobernados.

Publicado en El Sitio de Escobar
Director: Jorge Carusso

Notas relacionadas