El género musical de origen jamaiquino cada vez tiene más adeptos y exponentes. Raíces, bandas y escenarios de la capital nacional de la Flor, donde la movida está que quema.
blank

Por MARTIN POZZO
Director de revista La Negra

Ver muchas veces a Escobar empapelado de rojo, amarillo y verde no refiere precisamente a la presencia de alguna autoridad extranjera, ni a querer llamar a la atención con objetivos publicitarios. Son los colores del reggae, que sin duda se convirtió en el genéro musical de mayor crecimiento desde la década del ‘90. La ciudad de la flor no es ajena a este desarrollo y demuestra estar en el centro de la escena.

Con la presencia indiscutida del río como contexto protagonista, la zona norte es la base de operaciones de muchos de los grupos más populares del país, como Los Cafres y Nonpalidec (uno de sus integrantes vive actualmente en Escobar).

Raíces savienses

La base del reggae escobarense tiene una especie de doble origen. Por un lado, en la localidad de Maquinista Savio, de la mano de Razas que Amenazan (foto 5), que desde 1994 pregona este ritmo por los escenarios del partido y alrededores. En 2007 editaron a nivel nacional su primer CD (luego de la edición de un disco/demo independiente en los noventa) titulado “Perseverancia”, que les permitió el reconocimiento del público y de la prensa especializada (tocaron en el programa “La de Dios”, en FM Rock & Pop), además de compartir escena con grandes como Los Cafres, Intocables y Riddim.

Por su crecimiento también lograron participar en compilados como “Ska del país Volumen 2”, “Buenos Ayres Ska Punk” y “Tributo a D.A.J.”. Actualmente están finalizando el trabajo para editar el segundo compacto.

El otro embrión fue en la vecina Benavídez, donde en 1997 nace La Reina del Ghetto (foto 2), una banda que logró destacarse en el género y que desarrolló su carrera en nuestro municipio. De hecho, actualmente, algunos de sus miembros viven y siguen en la música aquí. Compartieron escenario con las figuras reconocidas de la temática (Fidel, Resistencia Suburbana) y editaron dos producciones: “El jardín de atrás” (1998) y “Cazando ranas” (2001). A la hora de su última separación se encontraban adelantando un tema para su nuevo disco, masterizado por Mario Siperman (tecladista de Los Fabulosos Cadillacs).

Dos de sus músicos engrosan la lista de bandas de reggae de Escobar: su ex cantante Rodolfo Pucheta se encuentra abocado a su nueva banda Cultura de Jah -luego de un paso efímero por Mensaje del Ghetto-, mientras que “Palomo”, el ex bajista, lleva adelante su proyecto Real Unión, llegando a compartir las filas con Ras Yakuba, músico reconocido de reggae, originario de Guyana Inglesa.

blank

Escenarios & circuitos

Con respecto a festivales, fue en 2006 la primera vez que se realizaba uno dedicado al ritmo de origen jamaiquino. Bajo el nombre de “Reggae Camp”, dos días de música, fogón, campamento y fútbol se desarrollaron en las instalaciones del Club Social y Deportivo Estrella del Norte, multiespacio social, deportivo y cultural escobarense que tuvo desde su fundación, el 1º de abril de 2006, una constante difusión del reggae. Lo particular del festival fue contar con un cartel de artistas foráneos al partido (Radio Roots, Vibración, Uniendo Raíces, entre otros).

Recién al año siguiente, en las mismas instalaciones, se pudo apreciar la consagración del reggae en nuestro municipio con la celebración del “Primer Festival Bs. As. Reggae”. Dos días de abril, con casi treinta bandas en escena, más de mil personas y la repercusión y presencia de oyentes extranjeros.

En dicha ocasión Karamelo Santo y Sinsemilla fueron las estrellas convocantes, mientras que las bandas locales pudieron mostrar lo suyo. A partir de allí, en Estrella del Norte sucedieron con mayor o menor éxito otros eventos: Nonpalidece (fines de 2007, con un show a medias por suspensión municipal), “Reggae al Atardecer” (2008), “Sunset rock I y II” (2008/09) y “Festi Camp Vientos de Paz” (2009).

Hasta la localidad de Loma Verde también tuvo su festival, a fines de 2009, bajo el ingenioso nombre de “Lo más verde Reggae Fest”.

Sin duda, el lugar que bregó al crecimiento y la instalación de esta música (y a esta altura estilo de vida) fue “Balón Rojo”, en Ingeniero Maschwitz. Desde 2005, el club de música fue pionero en la zona en tener en su cartelera artistas de reconocimiento nacional (Los Cafres, Nonpalidece, Resistencia Suburbana, Dread Mar I, Dancing Mood, Fidel, Riddim) e internacional (Pure Feeling de Brasil, Gondwana de Chile).

Sus ciclos “Reggae y + reggae” reunieron las variantes del estilo con un público masivo. Las bandas locales desfilaron y seguirán haciéndolo por su escenario.

Desde la ciudad de Garín, Oktubre Bar encontró la combinación perfecta entre el reggae y el rock. Así, muchos fines de semana podemos encontrarnos con bandas locales (Unkamikaze), y de carácter nacional (Fidel) del género. El pool de la calle Belgrano se había convertido en “la casa” de la banda del fallecido Alejandro Sokol (ex Sumo y Las Pelotas), referente del género en el país.

El posicionamiento y auge del reggae permitió que los escenarios del Club Sportivo Escobar, de Jet Set Retro, Ibiza y de Wanna Be también contaran en ocasiones con sus protagonistas.

blank

Trayectorias

Si de expansión se trata, es Reggae Rockers (foto 6) quien más kilómetros tiene acumulados paseando su música por todo el país. La banda que en un tiempo supo acompañar a Pablo Molina (cantante de Todos Tus Muertos, Lumumba, Abed Nego) tiene actualmente dos músicos escobarenses: Mariano “Mago Chino” González en teclados y Mariano “Bomba” Luraschi en saxo tenor. Por la misma agrupación ya habían dejado sus huellas Hernán Blanco (actual propietario de “El Cubo Estudio” y del Centro de estudio C.E.A.S.) y Sebastián Magnani (ex Hermanos de la Calle, actual solista y músico de Rey Babino), ambos coterráneos.

Desde los medios de comunicación, comenzaron a difundir a los artistas locales del género. Con continuidad desde 2003 lo viene fomentando revista & radio La Negra.

A partir del nuevo siglo, las carteleras comenzaron a plagarse con la presencia de nuevas bandas que pusieron al reggae en un lugar privilegiado. Así comenzaron a exponer lo suyo Ecolecua (grabaron un demo difusión), Bajo Consumo & la oveja negra (con su demo homónimo), Salaberris, Santa Planta, Etiopía, King Salomón, Conexión I & I, Los Vinitos de Vincent (con Martín Pajarola, ex baterista de Los Auténticos Decadentes, que vive en Matheu), Maserengeta y Naturaleza Exige, entre otras.

La variedad de subgéneros que presenta la música reggae permitió que muchas agrupaciones se influencien de la misma, sin llegar al purismo de encasillarse como bandas de esa clase. Así, desde los veteranos Sonrosado, pasando por Hermanos de la Calle (chequear los temas Chala la, del CD Mano A Mano, y Desesperación, de su último CD Empiecen a gritar) y llegando a bandas más contemporáneas como Rekorcholys, Los Cieguitos Voladores, Consumo, Cirkóticos, La Ilegal, Rey Babino (que se presentan como reggae & roll) Unkamikaze, Vizcacha y los del Depto, Puerco Chino, Holen (su último CD está producido y cuenta con colaboraciones de músicos de Los Pericos), Los Castaños de Cacho, entre otras, cuentan con varios reggaes en sus listas de temas.

¡Larga vida al reggae!

blank

Comentar la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *