Popular Posts
Follow Us

LAS ESPADAS DE CAMBIEMOS

Los cinco mosqueteros

Leandro Costa es número puesto para ir por la Intendencia. Pero otros referentes también quieren competir electoralmente. Quiénes son Mariano Castagnaro, Walter Klix, Federico Taiano y Leandro Goroyesky.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por CIRO D. YACUZZI
cyacuzzi@dia32.com.ar

En las filas de Cambiemos, entre mucha confusión por el incierto y errático rumbo del gobierno nacional, hay una certeza que se repite como un padrenuestro: pase lo que pase, Mauricio Macri irá por la reelección en la presidencia y María Eugenia Vidal hará lo mismo en la gobernación bonaerense. No hay Plan B.

El mismo convencimiento se da a nivel local sobre quién enfrentará a Ariel Sujarchuk en las próximas elecciones: reeditando la pulseada de 2015, el que se postulará a la Intendencia será Leandro Costa. Todo lo demás, es hojarasca.

Sin embargo, en el partido de Escobar otras figuras con avales propios aparecieron de un tiempo a esta parte bancando los trapos amarillos y mostrando serias intenciones de disputarle aunque sea una porción de poder al hijo del senador provincial Roberto Costa, una suerte de Frank Underwood de Vidal en la Cámara Alta.

El primero en asomar fue el empresario garinense Mariano Castagnaro, quien en 2015 decidió incursionar en la arena política y dos años después logró colocar a su hermano, Diego, en una banca del Concejo Deliberante como representante de la UCR. Pero las encuestas no le dan razones para soñar en grande al dueño de El Noble, al menos por ahora.

El segundo en entrar en escena fue Walter Klix, un funcionario de bajo rango del Ministerio de Seguridad de la Nación que hace poco echó raíces en Maschwitz. En su entorno saben que mide menos que las empanadas de verdura, pero no pierden el entusiasmo: “A Sujarchuk tampoco lo conocía nadie cuando empezó”, esgrimen, pensando más allá de 2019. Algo en común tienen: los dos son oriundos del barrio porteño de Flores.

Castagnaro y Klix hacen la suya, pero suelen acompañarse en sus visitas a entidades y en reuniones con vecinos. También participan en los timbreos y se comportan como disciplinados mosqueteros de Cambiemos, sin objetar el liderazgo existente en el distrito. Por conveniencia y organicidad, más que por empatía y afinidades, entre ellos hay una buena relación, de respeto y camaradería, aunque existan celos o envidias.

En ese tándem, esporádicamente, se integran otros dos espadachines, mucho más alejados del centro de la escena pero expectantes de lo que pasa. Uno es el director ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Técnica (INET), Leandro Goroyesky, que está viviendo en Loma Verde. Y el otro es Federico Taiano, director de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad bonaerense, a cargo de Cristian Ritondo. Vive en Maquinista Savio y es hijo del fiscal federal Eduardo Taiano. Ambos están ahí, acompañando y listos para dar el paso al frente cuando toque.

Número puesto

Está claro que el D’Artagnan vernáculo de este quinteto es Costa. Por varias razones, pero dos en particular: es el que más mide de Cambiemos en Escobar, por muchísimo; y su papá es el dueño de una de las lapiceras que aprobará o vetará las candidaturas en la provincia de Buenos Aires. Ahí tiene su espada y su escudo el concejal, que desde 2011 no deja pasar elección sin postularse.

Para que a nadie le queden dudas de que es el número puesto, fue el único referente de Escobar que realizó el curso de la Escuela de Intendentes de Cambiemos, donde a fines de octubre rindió examen frente a los alcaldes Jorge Macri (Vicente López), Gustavo Posse (San Isidro) y Néstor Grindetti (Lanús).

Además, no oculta sus intenciones cada vez que lo entrevistan y recuperó protagonismo en el plano político, tanto a nivel provincial como local. Ya dejó atrás su efímera estadía en el barrio porteño de La Boca y está de vuelta en su casa de la calle Belgrano, donde empezó a organizar meriendas con vecinos, además de estar en los timbreos y hasta en actos municipales.

Por supuesto, fue quien encabezó el encuentro de fin de año de Cambiemos en el Centro de Jubilados Ferroviarios. “Si seguimos trabajando juntos, en 2019 vamos a conseguir un resultado positivo en Escobar”, expresó antes del brindis, donde alzó copas junto a Klix y Goroyesky.

Remando desde atrás

Su perfil, en los papeles, encaja perfecto con lo que Cambiemos quiere mostrar: un empresario exitoso, dueño de una fábrica de empanadas que abastece al mercado interno y exporta por el mundo. Un hombre que da trabajo, que preside una cámara industrial -la de Garín- y que se lanza a la política por puro compromiso social. Esa fue la carta de presentación que Castagnaro supo explotar para abrir puertas de ministerios y conseguir recursos sobre los cuales desplegar una especie de campaña no tan encubierta.

Así, gestionó computadoras (usadas) para algunas escuelas a través de la Fundación Banco Nación y organizó cursos de empleo independiente y de introducción al trabajo para jóvenes sin experiencia laboral. También colabora con la Casa del Niño “María de la Esperanza”, allí donde obtuvo la cotizada foto con la primera dama, Juliana Awada; y llevó al parque industrial de Garín al ministro de Producción de la Nación, Dante Sica.

Pero todo lo que toca le dura poco. Y muchas de esas puertas que antes se le abrían de par hoy se le cierran en la cara. Lo acusan de “vendedor de humo”, de alardear contactos que no tiene y de ser poco prolijo para asuntos que requieren delicadeza y formalidad.

Cada tanto, además, se le sale la cadena. Hace unos días publicó un tweet donde arremetió con todo contra el gobierno: “¿Quién va a invertir en un país donde los saldos a favor del fisco te aplican un interés de usura?”, exclamó, al tiempo que reclamó la eliminación de “los regímenes de retención y percepción”, a los que consideró “una estafa”. Dicen que lo hizo en caliente por una multa que le aplicaron por moras en la liquidación de Ingresos Brutos.

Que promueva con tanto ahínco los planes de primer empleo tiene una segunda explicación, no es solo fomentar nuevas fuentes laborales. Su empresa es beneficiaria de esos mismos subsidios, que le permiten un significativo ahorro en el pago de salarios.

El espejo de las encuestas le devuelve al empresario radicado en Nordelta, pero con domicilio legal en Garín, una imagen poco alentadora para sostener su deseo de disputarle el trono a Costa. Por eso, dicen que recalculó la estrategia y ahora apuesta a conseguir un lugar expectante en la boleta de diputados provinciales.

Sin mostrar las cartas

Klix vive hace poco en Maschwitz. Era “juntista” del PRO en la Comuna 7, hasta que perdió las internas a manos del candidato de Horacio Rodríguez Larreta. Está a cargo de la Dirección de Evaluación Técnica y Control de Precursores Químicos de la Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, y es el marido de la diputada provincial entrerriana Ayelén Acosta.

En enero de 2018 se calzó el traje de mosquetero, enfundó su espada y salió a caminar los barrios. Debutó con un evento el Día de Reyes, regalando bicicletas en Maquinista Savio, y desde entonces fue usual verlo en los timbreos, en reuniones con vecinos y actos. Se dice que tiene el aval de la vicepresidenta Gabriela Michetti y que también lo respalda la ministra Patricia Bullrich, quien hace poco lo acompañó en un operativo de seguridad que se hizo en el distrito.

“Escobar tiene un atraso muy fuerte, ha tenido un abandono en todas sus áreas de gobierno por lo menos a lo largo de 30 ó 40 años”, aseguró en una entrevista. No se sabe a qué juega, pero está claro que quiere participar.

Tampoco muestran sus cartas los otros dos espadachines. Goroyeski, por ahora, casi no se aparta de su investidura de funcionario. Suele aparecer en eventos educativos, pero también da el presente en citas de corte partidario, como la despedida de año que se hizo en el Ferroviarios. Vive en el country Haras Santa María y está pendiente de lo que las circunstancias vayan presentando, aunque en el hipotético caso de ser candidato difícilmente compita a nivel local.

Por su parte, Taiano fue séptimo candidato a concejal en las últimas legislativas y estaría en condiciones de ingresar al Concejo Deliberante si se produce alguna vacante. Por lo pronto, abrió hace poco un local partidario en Maquinista Savio, donde en marzo participó de una entrega de patrulleros que realizó el Ministerio de Seguridad de la provincia. Comentan que el empujón para lanzarse se lo dio Ritondo -¿futuro vice de Vidal?- y que su objetivo sería un escaño en la Legislatura provincial.

En resumen, cada uno de los cinco tiene un objetivo político y Escobar es su trampolín para intentar alcanzarlo. Lo que hagan, en definitiva, sumará votos para la corona de Cambiemos. Mientras tanto, hacen buena letra y se aferran a la máxima mosquetera por excelencia: “Uno para todos y todos para uno”.

STALKEANDO REDES

Perfiles y perlitas de los cinco

Obviamente, todos son bastante activos en las redes sociales, donde difunden sus actividades, comentan temas de actualidad y publican fotos en eventos o con figuras conocidas, además de cuestiones familiares o personales, en menor medida. Hurgar en sus perfiles -“stalkearlos”- permite conocerlos un poco más y siempre aparecen perlitas.

Klix es futbolero. Hincha de Boca, viajó a Madrid para ver la final de la Copa Libertadores en el Santiago Bernabeu. Es antiperonista confeso. Y también un acérrimo detractor de César Menotti.

A Castagnaro, que es de River, también lo mueve el rugby. Su club es Alumni. Pero es más fanático de la reducción de costos laborales. Por eso, afirma sin pudores que el modelo low cost de Fly Bondi es “la revolución de los aviones” y que “Aerolíneas no es nacionalismo, son negociados y curros”.

Goroyesky publica casi exclusivamente asuntos de la gestión de gobierno, lo mismo que Taiano, el menos intenso de los cuatro en el mundo de las redes. Lo opuesto a Costa, que además de difundir sus participaciones en las sesiones, las reuniones con vecinos y otras actividades políticas también comenta sobre deportes (especialmente fútbol -es de Boca- y básquet) y temas de actualidad nacional.

Así como en las encuestas, Costa también saca varios cuerpos de ventaja en las redes sociales, donde tiene más de 95 mil seguidores entre Facebook, Instagram y Twitter.

Notas relacionadas