El quinteto formado por estudiantes del Instituto Municipal de Música se consagró ganador del concurso de bandas y solistas Escobar Vibra. Ahora podrán grabar un disco de manera profesional.
blank

Por MARTIN POZZO
Director de revista La Negra

Calú es un renovado acercamiento a la música española, con un fino tratamiento del género y de sus armonías a través de la visión de jóvenes artistas locales. Fusiona el flamenco junto al soul y el pop, proponiendo al público un acercamiento sincero a lo mejor de sus canciones y la de los compositores más célebres y destacados de la rumba flamenca.

Con ese toque tan particular que caracteriza a esta música y los estilos que representa, la banda invita a un show lleno de energía y emociones.

Formada en Escobar hace tres años, está conformada por cinco jóvenes estudiantes y profesores de música: Facundo Frontanilla (voz), Franco Colacillo (guitarra), Sebastián Pompillo (guitarra), Maximiliano Mansilla (bajo y coros) y Alan Osorio (percusión).

Actualmente se encuentran presentando su primera producción discográfica: Aire Flamenco (EP de cinco temas). A pesar de ser una banda joven, cuenta con una gran base de seguidores y se ha presentado en múltiples escenarios y en varias provincias, compartiendo su música con grandes artistas.

Como el pasado domingo 21, en Garín, donde tocaron en el mismo escenario que Kapanga y se consagraron ganadores del concurso Escobar Vibra, organizado por la Secretaría de Cultura del Municipio. El premio los llevará a grabar sus temas a un estudio profesional.

¿Cómo se autodefinen musicalmente?

Facundo: Es una fusión flamenca, con un estilo sudamericano.

¿Esperaban ser los ganadores del Escobar Vibra?

Facundo: Siempre estaban las ganas de ganar, pero hasta último momento no lo sabés. Ahora ya bajamos, pero estuvimos más de dos horas con la adrenalina al máximo.

Sebastián: Pensábamos que estarían buscando una banda de rock o guitarras eléctricas. Fuimos un poco con ese preconcepto, que finalmente se cayó.

Tuvieron la responsabilidad de abrir el festival, ¿fue más difícil tener que romper el hielo?

Facundo: Yo estaba feliz igual. Si empezás con la negativa, olvidate. Lo tomamos al revés. Ser primeros estuvo bueno.

¿Cómo llegaron a adoptar el género y cómo lograron juntarse entre ustedes?

Franco: Nos conocimos estudiando en el Instituto Municipal de Música. Empezamos primero Facundo y yo. Me llamó la atención el particular timbre de su voz, con una onda flamenco. Veníamos escuchando Paco de Lucía, Gipsy Kings, Rosario Flores, Diego el Cigala, Pitingo… Empezamos el repertorio con temas de ellos y después vinieron las composiciones nuestras, que se tiñeron de esas raíces.

Facundo: A mí la voz me sale natural, no lo ensayo. Tengo la voz medio gastada. Toda mi vida escuché todo tipo de música. La flamenca siempre me llamó la atención. Los temas, la música y las letras de Calú las escribe Maxi Mansilla. Después cada uno de nosotros las va perfeccionando a su manera.

¿Cuál es el circuito de shows y presentaciones que frecuentan?

Sebastián: No hacemos un flamenco tan puro como para entrar en el circuito de tablaos. Entramos en otro tipo de escenarios. No es que vamos a lugares de música española. No somos tan ortodoxos. Esos lugares van más con los cantaores y las bailaoras.

Franco: Tocamos en eventos y fiestas. Es una música para cualquier público.

Facundo: Lo nuestro es un flamenco pop.

Colaboración: Juan Manuel Cabrera y Javier Arbuatti.

Comentar la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *