Popular Posts
Follow Us

EL CHIRINGUITO

Como en la playa

Una exuberante barra con las mejores bebidas, tapas españolas, mesas bajo las estrellas, buena música y artistas en vivo hacen a la nueva propuesta de un bar playero en el corazón del Paseo Mendoza. Para conocerlo y dejarse encantar.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por FLORENCIA ALVAREZ
falvarez@dia32.com.ar

El Chiringuito llegó para aportarle color  y aguante a la calma de las noches maschwitenzes. Ubicado en el Paseo Mendoza, se jacta de poseer la barra más completa en 40 kilómetros a la redonda. “Y vamos a seguir sumando hasta tener la mejor de la Argentina”, asegura su creador, Máximo Giordano (35).

Bajo el lema de bebe poco pero bueno, el bar ofrece las mejores bebidas del mundo: 30 tipos de whisky’s, 10 de tequilas, 10 rons diferentes, 8 marcas de vodkas y todas las clases de gins imaginables. Con estas bebidas, experimentados bartenders realizan tragos maravillosos que sorprenden a los visitantes, tanto en verano como en invierno.

Pero eso no es todo, porque también cuenta con cuatro variedades de cervezas artesanales tiradas a precio fijo: $28 la media pinta y $35 la pinta, con promo 2×1 todos los días, de 19 a 21. Además, se pueden probar las premiadas cervezas de La Loggia y Finn.

En cuanto a las comidas, El Chiringuito ofrece una carta con tres tipos de ensaladas gourmet, lomitos completos y tapeo español. Esta propuesta de bar playero en Maschwitz inauguró a fines de septiembre, tras 45 días de arduo trabajo. Abre de miércoles a domingo de 18 a 3 de la mañana.

Máximo y su esposa, Luciana Boragnio, son dos apasionados de los viajes: “Lo hacemos lo más que podemos y es por esto que el bar tiene detalles de 13 viajes alrededor del mundo”, cuenta él. Conocieron Maschwitz hace menos de un año, se enamoraron del Paseo Mendoza y rápidamente se pusieron a hacer realidad la idea de montar un bar al cual les gustaría ir, algo cien por ciento diferente a lo que estaban acostumbrados.

Por eso la ambientación también es otro aspecto esmerado del lugar. Las mesas fueron pintadas a mano y unidas entre ellas para formar distintos motivos, mientras que los sillones del exterior son canoas antiguas de pescadores rescatadas del norte y restauradas. Detrás de la barra, diseñada en lapacho y tablones de vagón de tren, se encuentra “El arca”, otro bote modificado emblemático del lugar.

En cuanto a la vegetación, siguiendo la línea del Paseo Mendoza, se plantaron 30 plantas, entre ellas la de lúpulo, origen de la cerveza artesanal.

“El Chiringuito está inspirado en el mar, en pasarla bien con amigos de forma relajada. Los chiringuitos son los paradores de playas, también se llaman kioskos, nosotros extrañábamos el mar y ésta es nuestra versión del mismo. Decidimos llamarlo así porque con Luciana pasamos momentos súper felices mirando atardeceres desde cada uno de ellos”, explica Máximo.

Por ser Maschwitz un polo de artistas, casi diariamente van pasando por el paseo distintos artistas callejeros, músicos y actores que le aportan un valor agregado a las noches de El Chiringuito. Para darse una vuelta, y alejarse por un rato.

Notas relacionadas