Juegan para el Polideportivo de Escobar en la segunda división de la Federación Metropolitana. Ganaron siete partidos seguidos y son una de las sorpresas del torneo. Se conocen desde hace más de quince años y dejan todo por este deporte.
Compartir esta nota:

Por Redacción

redaccion@dia32.com.ar

Por JAVIER RUBINSTEIN
Director de El Deportivo Magazine y El Deportivo Web

Promediando la década del ‘90 eran pibes y tenían un mismo amor: jugar al vóley. El gimnasio verdinegro del Club Independiente de Escobar (CAIDE) era como la segunda casa para ellos, que allí vivían los éxitos y sinsabores del deporte y crecían juntos, con los vaivenes típicos de la adolescencia.

Eso sí, eran buenos en la cancha y a medida que iban pasando los años el juego de ese plantel se fortaleció, a tal punto que luego de su paso por las categorías de inferiores varios de ellos integraron el histórico equipo que consiguió el doble ascenso: a Primera División y después a la Liga de Honor (máxima categoría del vóley nacional), dirigidos por el zarateño Gustavo Puebla. “El equipo del pueblo”, les gustaba que los llamen (como contraposición a “El equipo de la ciudad”, como se denominaba entonces al poderoso team de básquet del clásico rival Sportivo).

En aquel momento, sin embargo, la comisión del club sacó de su grilla ese deporte federado -alegando costos elevados- y el sueño de jugar con los mejores del país no se pudo hacer realidad.

Con el tiempo, cada uno fue forjando su destino y abandonó el juego. Entre estudio, trabajo, familia y viajes, el grupo se separó físicamente, pero nunca dejaron de frecuentarse. Así, un buen día empezaron a idear sus vueltas a las canchas. Y como el polideportivo de Escobar buscaba jugadores de experiencia para integrar la segunda división, el vóley los volvió a reunir.

Ignacio Tassi, Juan Pablo Santroni, Leandro Blanco, Pablo Vila, Germán Pérez y Roberto Clemente son los protagonistas de esta historia de reencuentros, de este “volver al futuro” que llevan adelante entre saques de potencia, remates y bloqueos.

Al cierre de esta edición de DIA 32, el equipo escobarense llevaba jugados once partidos en la Federación Metropolitana. En las primeras siete fechas, “los chicos” (aunque ya entraron en el tercer piso de sus vidas) fueron imbatibles. Después cayeron ante la UBA de visitantes y en casa ante San Miguel. Pero se recuperaron frente a Lomas de Zamora por 3-1 y ante el puntero Huracán de San Justo por 3-0, como visitantes, en un “triunfazo” notable.

Escobar ocupaba hasta la jornada 11º la tercera posición de la tabla, en Zona Clasificación, con 25 unidades, detrás de Huracán y 77 Fútbol Club, ambos con 30 (en estas tablas suman tres puntos los clubes que ganan 3-0 ó 3-1 y dos unidades los que lo hacen por 3-2, mientras que el perdedor se anota uno).

Testimonios

Una de las voces cantantes del elenco es Santroni, quien destaca la unión como fórmula del éxito: “Tenemos un plantel con mucho compromiso, entrenamos tres veces por semana, armamos un buen grupo y eso saca un poquito de ventaja a la hora de lograr resultados. Todos tenemos un pasado ligado al vóley, desde aquel equipo en el que jugamos juntos en el CAIDE a chicos que se sumaron y otros que ya estaban jugando acá. Entre todos juntamos experiencia y empuje”, afirma.

De cara al futuro, Santroni tiene claro que hay que ir paso a paso. “Tenemos como objetivo clasificar, formar el grupo y divertirnos. De entrar a los play-off habrá partidos de ida y vuelta, donde el campeón ya asciende a la primera división. El camino es muy largo, hoy por hoy estamos entre los mejores ocho y lo que tenemos que hacer es entrenar y realizar una mini pretemporada en julio para estar bien en esos juegos”.

El responsable del grupo es Jorge Malina, quien formó el equipo y toma las decisiones entre punto y punto. “Al iniciar este proyecto hablamos con los chicos, ellos saben que tenemos que tirar todos para el mismo lado, así es mucho más fácil, y han asumido ese compromiso. Están muy enchufados y los resultados se están dando”.

El entrenador se toma con moderación la potencialidad del equipo, pero valora especialmente el significado de lo que está en juego para sus dirigidos. “Podemos pelear hasta por el doble ascenso, de ganar los play-off ascenderíamos a primera y está la chance también de jugar un repechaje para entrar a la División de Honor. Es un sueño, hay que ser conscientes y tener los pies sobre la tierra. Obviamente, sería una muy buena posibilidad para los chicos en esta etapa de sus vidas. Ellos lo que quieren es jugar al vóley”.

Merece aliento

Para los que tengan ganas de verlo, el equipo escobarense se presenta como local los miércoles a las 21.30 en el gimnasio del polideportivo “Luis Monti”, en Tapia de Cruz 1280, Belén de Escobar.

Vale la pena, porque demuestran que más allá de las corridas, el stress y las preocupaciones de la vida moderna, para ellos el amor al deporte y la amistad prevalece ante todo.

Compartir esta nota: