Popular Posts
Follow Us

TRANSFORMACIÓN EN MARCHA

La nueva cara del Paraná

Tras largos años de abandono, la ribera escobarense empieza a cambiar su aspecto. A la remodelación iniciada por el Municipio se sumará una empresa que invertirá más de $160 millones en un ambicioso proyecto de servicios náuticos, comerciales y gastronomía.

  • 239
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
    244
    Shares

Por ALEJO PORJOLOVSKY
aporjolovsky@dia32.com.ar

En Escobar, hablar de la costanera del Paraná de las Palmas es hablar de un abandono crónico. Un área que podría haber sido explotada turística, social y comercialmente, pero nunca llegó a ser una prioridad -ni mucho menos- durante los gobiernos municipales que se sucedieron a través de los años.

A diferencia de Tigre -el ejemplo más emblemático-, San Isidro, San Fernando, Campana o Zárate, por mencionar algunos de los distritos más próximos, el partido de Escobar arrastra una deuda histórica con respecto a su zona ribereña.

Pocos lugares de esparcimiento, mobiliario escaso, antiguo y desarreglado y residuos por doquier son parte del paisaje habitual, carente de la mínima infraestructura para pasar un agradable día al aire libre.

La falta de opciones de miniturismo y el notorio atraso de la costanera local obliga a los vecinos escobarenses a tener que explorar otras opciones para disfrutar de las bondades del río.

Para peor, llegar a la ribera implica transitar diez kilómetros -desde la barranca de El Cazador hasta el puerto- por un camino que está destrozado prácticamente por completo. Apenas hay algunos bacheos que funcionan como parches provisorios, pero desde hace 15 años que el estado de la ruta provincial 25 es, como mínimo, penoso.

A pesar de las pésimas condiciones mencionadas, el Paraná es visitado cada fin de semana por cientos de vecinos. La posibilidad de dar una vuelta en catamarán, ir con la caña al muelle, subirse a un kayak, observar el paso de grandes embarcaciones o comprar alguna artesanía en la feria de microemprendedores son algunas de las razones que explican el intenso movimiento de sábados y domingos.

Hoy, la zona está en pleno proceso de cambio. Las obras de remodelación que está encarando la Comuna comenzaron a darle un giro de 180 grados a la degradada imagen que el lugar acostumbra mostrar.

Palmeras, esculturas, un distribuidor vial, mesas y bancos nuevos, senderos peatonales y un marketinero y colorido letrero -al mejor estilo Cancún- forman parte del revitalizado rostro ribereño.

Pero eso es sólo una parte. Porque lo que se viene tendrá un impacto transformador mucho mayor: una empresa desarrollará de un ambicioso proyecto que incluirá servicios náuticos, comerciales y gastronómicos, con una inversión superior a los 160 millones de pesos.

 

La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la revista DIA 32 de Marzo de 2019.

Disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar hasta el 4 de Abril de 2019 inclusive.

Palmeras, esculturas, un distribuidor vial, mesas y bancos nuevos, senderos peatonales y un marketinero y colorido letrero -al mejor estilo Cancún- forman parte del revitalizado rostro ribereño.

Pero eso es sólo una parte. Porque lo que se viene tendrá un impacto transformador mucho mayor: una empresa desarrollará de un ambicioso proyecto que incluirá servicios náuticos, comerciales y gastronómicos, con una inversión superior a los 160 millones de pesos.

Notas relacionadas