Popular Posts
Follow Us

JONATHAN Y FACUNDO VIVEROS

Primos raperos

Hacían música por separado, pero decidieron unir fuerzas. A poco de andar, los jóvenes de Loma Verde ya subieron a dos escenarios y comprobaron que el dúo funciona: de Escobar a La Plata, sin escalas.

Por SOFIA MORAS
smoras@dia32.com.ar

Son primos, vecinos y alumnos de la Escuela Técnica Nº1 de Escobar. Comparten desde siempre el día a día, aunque ahora también los une el gusto por hacer música como dúo de rap. Recién comienzan a dar sus primeros pasos, pero a un ritmo marcado y sostenido.

Jonathan es el más grande: tiene 20 años, compone y canta, mientras que Facundo (17) acompaña con la guitarra. En septiembre fueron convocados a la Feria del Libro de Escobar, donde tuvieron su primera experiencia en público. Las repercusiones fueron inmediatas: ahí mismo recibieron una invitación para presentarse a los pocos días en la Universidad de La Plata.

Ambos se fueron involucrando con la música desde chicos: “Los dos empezamos en caminos diferentes. Yo me formé de una forma y él de otra, cada cual en su movida y ahora nos cruzamos”, cuenta el mayor.

Facundo comenta que su primo “siempre estuvo del lado del rap”, mientras que él se formó tocando instrumentos: “Mi papá es más del rock y yo vengo de ahí”, señala. Sin embargo, toman sus diferencias como una influencia mutua: “A mí también me gusta el rock. Aparte, siempre escucho lo que pone él porque somos vecinos. Cada uno escucha la música del otro, se ‘la fuma’ digamos…”, agrega Jonathan, entre risas.

Facundo descubrió este mundo en su casa y cuenta que ahora quiere estudiar formalmente: “Mi viejo tocaba el bajo en una banda con amigos, se juntaban a hacer música. De chico siempre los miraba, estaba por ahí entre ellos, me daban mucha libertad. Después empecé a practicar guitarra, me anoté en la biblioteca y aproveché para tomar clases. También estoy yendo a canto en Artes Musas, porque quiero agregar la voz”, asegura.

En el terreno del rap, Jonathan cuenta que se topó con el freestyle -o improvisación- hace cinco años, en un evento de Escobar, y que por ese entonces también le gustaba el baile de popping: “Conocí personas que admiraba mucho y ahora son mis amigos. En un momento llegué a estar metido con esto permanentemente y participé de competencias. Pero ahora estoy abocado a terminar el colegio y eso me lleva toda la atención”.

La idea de que hicieran algo juntos fue de su tía, Gabriela Pincheira, quien los incentivó al verlos participar de encuentros en la biblioteca de la Cooperativa de Loma Verde. La intuición no le falló: “Siempre hacíamos cosas por separado, pero estábamos en la misma. Y llegó el momento de concretar algo juntos. Yo hago pistas de rap con la computadora, entonces hice un fondo de batería, me puse a escribir y fue cuestión de ensayar a full”, repasa Jonathan. “Yo voy buscando los acordes y él va cantando. La pista nos da el tiempo a los dos”, acota Facundo.

El mayor de los Viveros afirma que “el rap es como un idioma” y que en sus letras mantiene una temática positiva. “Por ejemplo, en la Feria del Libro empecé hablando de la perseverancia, de direccionar la energía a algo en particular. Después me dejo llevar, voy por otros lados, pero sin criticar. Me manejo muy sentimental, como descargándome, para canalizar todo, dejarlo ahí y que no me moleste. Antes no me animaba a hacerlo tan personal, pero el rap rompe esa barrera, uno se muestra tal como es”, sostiene.

Los dos coinciden en que la experiencia de La Plata superó las expectativas y en que se sintieron “muy bien tratados”. Pensaban tocar una sola canción y el público quiso más, luego cenaron con distintos artistas, durmieron en la ciudad y volvieron a Loma Verde pensando en lo que viene.

“Esta vez fue todo muy rápido, muy casual. Creo que podemos hacer cosas mejores y a eso apuntamos”, se entusiasma Facundo, mientras vive con alegría lo que va ocurriendo y asegura que “el rap es abrirse al resto, que la gente sepa lo que te pasa”. Jonathan asiente y agrega: “También es una terapia, las palabras fluyen y a la vez archivan los sentimientos”.

  •  
  •  
  •  
  •  

Notas relacionadas