Popular Posts
Follow Us

FRANCISCO ESTERAS

Remador de sueños

Vive en Garín, hace doce años que entrena en el club Teutonia de Dique Luján y representa al país vistiendo la camiseta de la Selección. Viene de ganar medallas de oro y plata en el Sudamericano de Brasil y confiesa: “Entreno para ser el mejor”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por JAVIER RUBINSTEIN
Director de El Deportivo Magazine y El Deportivo Web

Cuando tenía 11 años se subió por primera vez a un bote para acompañar a un amigo y comprobar la sensación de desplazarse en el agua. Hoy está en el mejor momento de su carrera y ya lleva más de una década dedicándole su tiempo libre a esta actividad, que tanto lo apasiona. Francisco Esteras (23) vive en el barrio Villa Angélica de Garín y viene de coronarse en el Campeonato Sudamericano de Remo que se hizo en Río de Janeiro, Brasil, a fines de abril.

En las aguas de la laguna Rodrigo da Freitas, Esteras logró medalla de oro en 8 remos largos con timonel -especialidad en la que no se le ganaba al país anfitrión desde 2001- y medalla de plata en 4 remos largos sin timonel. Una actuación superlativa, representando a la Selección Argentina.

“Mi desempeño fue muy bueno y también el de toda la delegación, ya que salimos campeones sudamericanos por equipo. Logramos quince medallas de oro, cinco de plata y tres de bronce. En lo personal me volví con un gustito amargo, porque en 4 remos largos perdimos por 40 centésimas y en ese bote yo había logrado el oro en los últimos dos sudamericanos”, remarca el garinense en diálogo con DIA 32, todavía con bronca por el segundo puesto en una de las regatas en aguas brasileras.

Francisco pertenece al Club Teutonia, de Dique Luján, donde dio sus primeras paladas en el río. Desde hace un lustro está a cargo de la escuela de remeros, el futuro de la prestigiosa institución. Teutonia está entre los tres principales clubes de remo del país y la mayoría de sus integrantes forman parte del seleccionado nacional.

Desde hace tiempo el garinense se viene destacando en la actividad competitiva, en la que se inició en 2005, cuando fue federado por el club. “Entreno de lunes a domingo con cinco dobles turnos semanales. Mi primer logro fue salir campeón argentino en doble par Junior (Sub 18). Y a nivel selección un buen resultado fue la medalla de oro en el Campeonato Sudamericano Senior de 2010, en 4 largos sin timonel”, afirma a la hora de recordar sus actuaciones más destacadas. Y remarca su pasión por calzarse la celeste y blanca: “Para mí representar al país es un orgullo”.

En la familia Esteras no solamente Francisco pasa horas arriba del bote cruzando el río Luján: su hermana Sofía es otra entusiasta remera que ha integrado la selección femenina. Hasta se dieron el gusto de competir en una misma regata, el año pasado, en Toronto, Canadá. “Sacamos muy buenos resultados y medallas en diferentes pruebas”, cuenta orgulloso.

Como en todo deporte amateur del país, este joven remero debe fraccionar su tiempo entre el trabajo, el estudio y sus entrenamientos diarios. Con el sacrifico como base, trata de no bajar sus ritmos de prácticas porque persigue varios objetivos, los cuales le demandan muchas horas de paleo.

“Entreno para ser el mejor 2 remos largos del país y llegar a los Juegos Odesur 2014. Me gustaría ganar una medalla en los Panamericanos de Toronto 2015 y pelear por una plaza en los Juegos Olímpicos de Río. Pero como gran sueño creo que comparto el mismo que cualquier deportista de elite: subirme al podio de un Juego Olímpico”, concluye Francisco, un auténtico remador de sueños”.

Parecidos… pero distintos

Es interesante señalar algunos conceptos para diferenciar el remo del canotaje, dos disciplinas similares para el común de la gente pero diferentes en varios aspectos al ponerlas bajo la lupa. “Sólo tenemos de similar que es un deporte que se realiza en una embarcación, el remo utiliza la coordinación de todo el cuerpo como palanca para mover el bote y usamos un carro para desplazarnos. Otra gran diferencia es que en el remo avanzamos de espalda a la meta y en el canotaje van mirando al frente”, detalla Esteras, con precisión, para establecer comparaciones y despejar dudas sobre dos deportes “primos hermanos”.

Notas relacionadas