Popular Posts
Follow Us

MAXIMILIANO SARRABAYRUSE

Pedaleando por un sueño

Fanático del ciclismo, fue uno de los fundadores del grupo MTB Maschwitz. Viene de correr el Mundial que se realizó en Villa La Angostura con nieve, barro y temperaturas bajo cero. “La pasé mal, pero lo haría mil veces más. Quiero ser campeón del mundo”, confiesa.

Por JAVIER RUBINSTEIN
jrubinstein@dia32.com.ar

Se puede tener 38 años y estar en el mejor momento deportivo? Claro que sí. Estando bien físicamente, con los objetivos definidos y las condiciones técnicas intactas, se puede. Maximiliano Sarrabayruse es el fiel reflejo: él mismo lo reconoce y se dio el gusto de competir en un evento internacional de alto rendimiento, donde no desentonó.

En el Cerro Bayo, provincia de Neuquén, el domingo 24 se corrió el Mundial de Ciclismo Cross Country, que por primera vez en la historia tuvo sede en nuestro país. Entre los casi 1.100 competidores que se presentaron estuvo este biker de Ingeniero Maschwitz, cumpliendo uno de los grandes anhelos de su vida deportiva.

Las condiciones climáticas obligaron a los organizadores a reducir la cantidad de kilómetros, debido a lo intransitables que estaban los caminos trazados. Iban a ser cinco vueltas, pero por las lluvias y los fuertes vientos fueron tres, de 3.500 metros cada una. Un total de 10,5 kilómetros.

Sarrabayruse compitió en Máster A (35-39 años) y clasificó 46º, con un tiempo de 1 hora y 35 minutos. “El objetivo era terminar el recorrido. En mi categoría largamos 130 ciclistas y yo fui el último de los 46 que lo completamos. El nivel fue altísimo, había españoles, colombianos, peruanos, chilenos, muchos de ellos hasta hace unos años eran de elite”, le cuenta a DIA 32.

previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

En Villa La Angostura había llovido desde el jueves hasta el domingo sin parar y el terreno era un lodazal, casi una trampa para los competidores. Encima, el intenso frío, con temperaturas que llegaron a los tres grados bajo cero, hacía imposible pedalear a los participantes.

“No podía ni hablar, ni hacer los cambios. En la segunda vuelta me había caído por falta de coordinación. ¡Encima nevaba! Era imposible andar en la bici, literal. Terminé con hipotermia y la pasé mal, sí, pero lo volvería a hacer mil veces más”, confiesa, con sed de revancha.

Fue la prueba de MTB más importante de su vida, por el nivel y el contexto de un evento internacional, para el cual se preparó durante once meses. “Es fantástico cuando toca un día lindo, pero esta vez se sumó todo para que sea muy especial, difícil. Si no achicaban el circuito no sé si hubiera podido terminar las cinco vueltas”, reconoce.

“Ser campeón no es imposible, sí difícil. No tengo apuro, no pienso dejar de correr y estoy más enganchado que nunca”.

CAMPEÓN. El ciclista de Maschwitz celebra su consagración en el Cross Country Short Track 2021 de Pilar.

Carrera en ascenso

Su historia con el ciclismo comenzó cuando era adolescente, siempre fue el deporte que lo atrajo. “Nunca me interesó el fútbol, ni los videos juegos, nada de eso. Solo quería andar en bicicleta. A los 17 ya corría en el campeonato de Luján. Me acuerdo que cuando yo llegaba, los primeros ya se habían bañado (risas). Después fui mejorando y al otro año salí tercero en Pilar”, repasa al rememorar sus inicios y los rápidos avances que tuvo.

En 2011 fue uno de los fundadores del grupo MTB Maschwitz, formado por un grupo de amigos fanáticos del ciclismo que empezaron a darle continuidad a las competencias, a la preparación y demás detalles de esta actividad. “Lo creamos con Mario Gianola, Nicolás Paulino, Juan Murphy, Jorge Estrada y mi hermano Matías. Ahí nos hicimos más profesionales. Teníamos un sponsor, la misma indumentaria, poníamos nuestra carpa en las carreras… Fue un buen impulso, una gran etapa”, agrega.

Su mejor carrera hasta ahora fue en el Cross Country Short Track de 2021, en Pilar, donde se consagró campeón argentino haciendo 10 kilómetros en 32 minutos. “Fue un sueño, mi primer título”, señala. Otras dos competencias de las que guarda gratos recuerdos son el XC Pilar 2016, donde ganó la prueba de punta a punta, y el Trasmontaña 2015, en dupla con su hermano, por lo difícil del recorrido y haberlo terminado.

previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

Dedicarse a pedalear

Desde que salió campeón argentino, su vida deportiva cambió. “Antes todo me lo pagaba yo. Ahora para correr prácticamente no gasto plata: me auspicia la bicicletería Bike Shop (Pacheco), que me paga las inscripciones, estadías, viáticos y me da la ropa. Y junto a otra firma me van a cambiar el cuadro de la bici por uno de carbono. Yo solo tengo que salir a entrenar y correr, devolver todo lo que me dan con mi tiempo y mi físico. Que te den todo eso a los 38 años no es común”, afirma el maschwitzense, quien es muy querido y respetado en el mundo de los ciclistas, por su humildad y profesionalismo.

Mientras tanto, prepara sus futuras carreras. Correrá en agosto el Trasmontaña en Tucumán -un cross country de casi 40 kilómetros- y continuará el calendario del Rally Series en dupla con José Luis “Cobra” Di Lorenzo, con quien salió 3º en la primera fecha, corrida en Diego Gaynor. Además, confirmó su presencia para el Mundial 2023, que también se hará en Neuquén. “Ya empiezo a entrenar para eso, otra vez”, asegura.

Para estar en forma y mantenerse competitivo, todos los días sale a pedalear, va al gimnasio dos veces por semana para fortalecer músculos y sigue un régimen especial de alimentación, dado por su nutricionista.

Como el ciclismo no tiene límite de edad, su mayor sueño es salir campeón del mundo. “Lo tengo súper claro. Si bien este año quedé a 25′ del primero, sé que fue algo atípico, no daba más. Pero voy por la revancha en 2023, con mejor bici. Ser campeón no es imposible, sí difícil. No tengo apuro, no pienso dejar de correr y estoy más enganchado que nunca”, sostiene, tenaz y seguro, como cuando pedalea arriba de la bici. No hay obstáculo que lo detenga.

previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

Notas relacionadas