Popular Posts
Follow Us

JOSÉ LUIS YORIO

Zapatero de caballos

Hace cinco años trabaja de herrador en los campos de cría de La Dolfina, el equipo de polo de Adolfo Cambiaso. “Veo esos animales y me quiero quedar a vivir ahí”, confiesa, apasionado.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por JAVIER RUBINSTEIN

José Luis Yorio (40) es técnico agropecuario. Su primer trabajo fue a fines de los ‘90, en el centro de investigación reproductiva de Pérez Companc, como empleado de campo y ayudante veterinario en el área de hacienda vacuna. Después anduvo por San Pedro, lo contrataron del tambo de Munchi’s y en el haras Catalina, donde empezó a trabajar con equinos. “Puedo estar horas mirando un caballo, si voy por la ruta y veo alguno me paro y me quedo observándolo”, confiesa, demostrando una pasión inexplicable que empezó cuando era chico y no merma con los años.

Su oficio de herrador nació a través de un amigo, juntos empezaron a atender caballos de polo y de salto. Así durante cuatro años. “Después él dejó y yo me quedé con sus clientes, me compré mis propias herramientas y, a la vez, empecé a trabajar con otro herrador, viajando por todos lados”, recuerda en plena charla con DIA 32.

En ese tiempo recibió un llamado que le cambiaría su vida profesional: un conocido buscaba alguien que lo ayude a herrar caballos de polo en Córdoba, en el campo de cría de Adolfo Cambiaso, el mejor jugador del mundo y fundador del histórico equipo La Dolfina. “Fui e hice mi trabajo. Y al poco tiempo volvieron a llamarme”, cuenta. Después de acordar las condiciones, cerraron trato.

 

La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la revista DIA 32 de Mayo de 2018.

Disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar hasta el 31 de Mayo de 2018 inclusive.

Notas relacionadas