Popular Posts
Follow Us

BACHES PARA TODOS

Baches para todos

Pozos gigantes, rajaduras, desniveles… Nunca las calles de Escobar estuvieron tan rotas. La falta de inversión en mantenimiento de los últimos años llevó la situación a un estado de abandono descomunal. Denuncia contra ABSA, tasa vial y el anuncio de Walter Blanco.

Por CIRO D. YACUZZI
cyacuzzi@dia32.com.ar

En 2010, el senador provincial Roberto Costa definía con una dura analogía el estado de situación: “Las calles de Escobar parecen bombardeadas como Kosovo”. Desproporcionado pero muy gráfico, su comentario generó un rezongo del entonces intendente Sandro Guzmán, quien le rebatió la crítica poniendo en juicio su desempeño legislativo: “Nunca le conocí un proyecto para el distrito”.

Al margen de la anécdota política, y de que hoy ambos dirigentes vuelven a converger bajo un mismo techo -antes el Frente para la Victoria y ahora el Frente Renovador-, cuatro años después Escobar sigue tan o más parecido al territorio en disputa de la península de los Balcanes administrado tras la guerra por la OTAN y la ONU.

El calamitoso estado de las calles de Escobar –no solo su cabecera sino en las otras cuatro localidades- dista mucho de ser nuevo, pero en los últimos años ha ido aumentando ante una gestión municipal que priorizó la creación de nuevos asfaltos y desatendió casi por completo el mantenimiento de todos los existentes.

Está claro que el problema, hoy de dimensiones mayúsculas, no encuentra justificativos en una cuestión de insuficiencia presupuestaria ni muchísimo menos, ya que además de sus recursos propios entre 2008 y 2013 el Municipio recibió de la Nación un blindaje de casi $90 millones para obras viales.

Pero de esa lluvia de billetes ni una moneda se destinó a la reparación de las cada vez más y más averiadas calles. Menos de la tercera parte se gastó en la repavimentación de las rutas 26 y 9 vieja, mientras que con el resto se hicieron unas 500 cuadras de asfalto urbano.

Con recursos infinitamente menores, pero con una reasignación de partidas, el intendente interino Walter Blanco anunció entre sus metas para este año la reparación del 100% de las calles. ¿La cumplirá?

Gambeteando obstáculos

Hace rato largo que andar en cualquier vehículo por las calles del distrito se convirtió en un insoportable martirio. Como en la última pantalla de un juego virtual, manejar implica la estresante tarea de gambetear obstáculos diseminados por todas partes y de toda clase: baches gigantes, medianos y chicos; rajaduras, badenes enormes donde los coches quedan casi sepultados o capas de arreglos mal hechos que elevan abruptamente la superficie del asfalto.

Del menú de dificultades no quedan afuera los pasos a nivel, en los que pasar cada riel es un golpe certero a las carrocerías. A esta altura, lo menos es encontrarse con asfaltos minados de lomadas, pocas veces señalizadas.

Son realmente pocas las calles que escapan de este cuadro general. Por el contrario, como en una especie de trampa de la que es imposible salvarse, las principales arterias son las que se encuentran en peores condiciones.

Malestar con ABSA

Las roturas de las cañerías de la red de agua corriente, con sus consecuentes efectos sobre los pavimentos, son ya moneda corriente en el centro de Belén de Escobar. A tal punto que el Concejo Deliberante decidió tomar cartas en el asunto y sancionó una resolución de grueso tenor contra Aguas Bonaerenses (ABSA).

En ese sentido, los concejales definieron dos líneas de acción. Por un lado, instruir al asesor legal del cuerpo para que denuncie judicialmente a la empresa “por los daños y perjuicios” que las roturas de sus cañerías causan “a los vecinos en particular y a la infraestructura y el erario municipal”.

Además, solicitarán a ABSA la “urgente reparación de todas las pérdidas de agua que se producen en las instalaciones y cañerías”.

“Dan un mal servicio y encima rompen los pavimentos”, sostuvo el concejal macrista Miguel Jobe al fundamentar el proyecto en la sesión del miércoles 16.

Polémica y en suspenso

Por ahora, la implementación de la tasa vial se encuentra en suspenso. Si bien el gravamen fue autorizado a fin de año por el Concejo Deliberante con los votos del Frente Renovador y el Frente Vecinal, Blanco decidió no echar mano a este controvertido instrumento fiscal, al menos por ahora.

La nueva gabela -por muchos considerada un impuesto municipal encubierto y por añadidura ilegal- prevé que en las estaciones de servicio del distrito se cobre un canon de 10 centavos por cada litro de combustible y de 5 centavos por metro cúbico de GNC. De esa manera se calculaba que este año ingresarían a las arcas municipales 4 millones de pesos frescos para constituir un Fondo de Mantenimiento Vial.

“Es una herramienta que podemos utilizar pero sobre la que todavía no tengo una opinión formada. Cuando estemos convencidos decidiremos qué hacer. Por ahora tenemos dudas y por eso no la estamos aplicando”, explicó semanas atrás el alcalde suplente cuando DIA 32 le preguntó por el tema en una rueda de prensa.
En la herencia que recibió de Sandro Guzmán, probablemente el estado de las calles sea uno de los aspectos más críticos. Por eso Blanco puso este tema entre los objetivos de su gestión. A fin de año se verá si cumplió con la meta de hacer que Escobar no tenga nada en común con Kosovo.

La meta de Walter Blanco para 2014: reparar “el 100%” de las calles

Uno de los objetivos anunciados en el Plan de Metas de Gestión 2014 que el intendente interino Walter Blanco presentó en febrero es la reparación del 100% de las calles, todo un desafío si se tiene en cuenta la magnitud actual del problema.

Por lo pronto, el Municipio acaba de concretar una inversión cercana a los 20 millones de pesos con la que incorporó a su parque automotor nuevas unidades que se destinarán a trabajos de mantenimiento vial. Se trata de tres palas frontales, tres motoniveladoras, un rodillo vibrante y una terminadora de asfalto.

“Estas nuevas máquinas se adquieren para llevar adelante una de las metas más importantes en lo que resta de 2014: 100% de calles arregladas y 100 nuevas calles con construcción de asfalto, con y sin cordón cuneta”, informó el Municipio en un comunicado.

Asimismo, en abril se puso en marcha un Plan de Reparación de calles y bacheo en general que abarca a las cinco localidades del distrito. Algunas de las arterias comprendidas en esta primera etapa son: Gelves, Belgrano, Edilfredo Ameghino, Mermoz (Belén de Escobar), Beliera, Cabildo, De Paz, Ushuaia, Tierra del Fuego y San Javier (Garín), Villanueva, El Dorado, La Pista, Santiago del Estero, Independencia (Ingeniero Maschwitz), Alborada, Los Naranjos (Matheu), Beliera, Pringles, 9 de Julio y República del Paraguay (Maquinista Savio).

Arreglos en las rutas 25 y 26

El ministerio de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Alejandro Arlía, anunció que desembolsará más de 60 millones de pesos en obras de rehabilitación y conservación de seis rutas que comprenden a nueve municipios, entre los cuales se encuentra Escobar.

El proyecto, dividido en dos licitaciones que están en proceso de adjudicación, contempla reparaciones en dos tramos de la ruta 25: desde la autopista Panamericana hasta el puerto del Paraná, y desde la misma autopista hasta el límite con Pilar. También se prevén arreglos en la capa de rodamiento de la ruta 26, desde la estación de Maschwitz a Dique Luján.

Durante el pasado mes, una empresa contratada por Vialidad estuvo reparando varios paños de hormigón sobre la avenida San Martín, en el trayecto que va desde la entrada a El Cazador hasta la zona de los viveros.

LEANDRO COSTA, CONCEJAL DEL FRENTE VECINAL

“La infraestructura vial está muy deteriorada”

Hace unos años, su padre dijo que Escobar parecía Kosovo por el estado de calles. ¿Sigue teniendo vigencia esa frase?

La situación hoy es un poco mejor que en aquel momento, no creo que sea como Kosovo, pero es cierto que la infraestructura vial está muy deteriorada. Semanas después de aquella frase hicimos un relevamiento de dónde estaba cada pozo en el casco céntrico de Escobar y se lo llevamos al (entonces) secretario de Infraestructura, Sebastián Rey. Hace unos días empezamos otro, porque hay muchas calles rotas. Y lo que más me llama la atención es que algunos lugares que se habían arreglado se volvieron a romper muy rápidamente.

No se recuerda un período en el cual las calles de Escobar en general, de todo el distrito, hayan estado tan deterioradas. ¿Qué explicación le encuentra?

Hay tres cuestiones. Una es que muchas de las calles que explotaron también tienen muchos años. Y además de tener muchos años es muy difícil que sobrevivan teniendo en cuenta que hay mucho tránsito pesado y desorganizado por Escobar. La tercera cuestión es que durante los últimos cuatro años se asfaltaron muchas calles con ese mejorado que yo llamo “asfalto electoral”, y como se agrandó tanto el número de calles asfaltadas, después es muy difícil mantenerlas. Más teniendo en cuenta que en Escobar pagan las tasas más o menos el 30%. Las quinientas cuadras nuevas de asfalto se fueron rompiendo por la calidad con la que estaban hechas, después se empezaron a romper las más viejas y no te da para reparar todas.

¿Considera que hay un desequilibro en términos de gestión al haberse priorizado la construcción de tantos asfaltos y no atender de la misma manera el mantenimiento de los existentes?

A eso me refiero. Se creció mucho y no se tuvo en cuenta que los otros asfaltos podían empezar a romperse. Ya no se ve a las cuadrillas municipales haciendo la toma de juntas con brea como hacían antes.

En su Plan de Metas de Gestión para este año Walter Blanco se fijó el objetivo de reparar el 100% de las calles. ¿Cree que podrá lograrlo?

No sé si va a llegar. Nosotros le vamos a ir señalando, a través de ordenanzas o comunicaciones, cuáles consideramos que son las más prioritarias, como por ejemplo la Estrada, que creemos que se debe reparar en su totalidad, desde Gelves a Colectora, porque además se utiliza mucho. También pediremos por la Rivadavia, que es un tema de nunca acabar; Sarmiento, que también está muy deteriorada… Realmente hay muchas calles rotas.

A tres años de los anuncios, ¿piensa que la repavimentación de la ruta 25 al Paraná todavía es posible o ya es una causa perdida?

La repavimentación total, que corría por cuenta del Ministerio de Planificación de la Nación, la doy por perdida. Y no es por ser negativo sino por realista.

La última, que no tiene que ver con el estado de las calles pero sí con el tránsito: ¿Qué sabe sobre la habilitación del acceso del “Nuevo Escobar”?

La información que tenemos es que ese camino está apoyado sobre terrenos federales, que están declarados como patrimonio cultural o algo similar y no se pueden modificar ni vender. En la última sesión se aprobó una resolución de nuestra autoría en la que le pedimos a Autopistas del Sol y a la Jefatura de Gabinete de Ministros que nos informen al respecto, para saber realmente qué está pasando.

¿No le parece increíble que se haya hecho semejante obra y no se pueda usar?

Me sorprende que a (Eduardo) Costantini le pase algo así, aunque es cierto que esto no solo afecta a Nordelta II sino a otros countries y la gente de barrios como El Cazador, Vallier y Las Lomas. Es una locura.

Notas relacionadas