Popular Posts
Follow Us

POLEMICA EN MAQUINISTA SAVIO

La feria de la discordia

Un gerente de La Salada y un productor televisivo quieren instalar sobre la ruta 26 un paseo de compras con más de 250 puestos. Una ordenanza prohíbe esa ubicación, pero el Ejecutivo evalúa modificarla para aprobar su emplazamiento. Las cámaras de comercio, en alerta.

Por CIRO D. YACUZZI
cyacuzzi@dia32.com.ar

Durante los últimos años, el comercio informal ha experimentado un significativo crecimiento en el partido de Escobar. Aunque no se trata de un fenómeno local, porque lo mismo y peor ocurre en otros municipios, las últimas estadísticas de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) señalan que la capital nacional de la flor es uno de los distritos de la provincia de Buenos Aires con mayor índice de actividad ilegal. La imagen cotidiana de los manteros y puesteros que cada vez pueblan más calles y espacios públicos -particularmente, la terminal de Belén de Escobar y alrededores- son una muestra cabal de este descontrolado auge, que parece no tener freno. En este contexto, la posible apertura de una feria informal en pleno centro de Maquinista Savio despertó una fuerte polémica que atravesó todo el mes pasado y aún sigue abierta.

El emprendimiento, denominado La Dulce, pretende abrir sus puertas en la galería comercial ubicada en la intersección de la ruta provincial 26 y el boulevard 5 de Junio, donde hasta hace unos años funcionó el shopping “Aventura”. Tendría más de 250 puestos y abriría de jueves a domingo.

Ante la novedad, la Cámara de Comercio de la localidad expresó públicamente su preocupación, a la que adhirieron sus similares de Belén de Escobar y Garín. Es que el proyecto se da de bruces con todas las legislaciones municipales y provinciales. El impedimento más contundente radica en la ordenanza 4706/09, sancionada en septiembre de 2009, que prohíbe la radicación de este tipo de establecimientos a menos de 500 metros de la plaza de la estación de trenes de Maquinista Savio, que está justo enfrente del inmueble donde se instaló La Dulce.

Sin embargo, desde el Ejecutivo no se dieron señales sobre si se permitirá o no el emplazamiento de la feria, lo cual alimenta las versiones de que se piensa en impulsar una reforma legislativa para aprobar su habilitación. Sí, tan escandaloso como suena.

Pesos pesados

Detrás de La Dulce hay intereses poderosos. El nombre más conocido es el de Enrique Antequera, fundador de la mega feria La Salada y administrador de uno de los tres complejos que funcionan en ese universo de informalidad de Lomas de Zamora: Urkupiña S.A.

“Quique”, como lo llaman en su ambiente, también tiene un pie en la política: en 2011 fue precandidato a diputado por la lista 678, del ex intendente Mario Ishii, encabeza el movimiento Militancia y Trabajo y se referencia políticamente con Alicia Kirchner, aunque contradictoriamente cuestiona los planes sociales.

Junto a Antequera, quien lleva adelante las gestiones para conseguir la habilitación de La Dulce es un tal Damián Bacman, conocido en el mundo de la televisión porque tiene una productora de contenidos -Toma Serena- que hace los programas “Investigación límite”, “Cámaras de seguridad” y “Ponele la firma”, que se emiten por la pantalla de América. Los trámites ante el Municipio, en realidad, no los realiza personalmente sino a través de su representante legal, Juan Tiberio, un abogado del buffet de Fernando Burlando, uno de los exponentes más mediáticos y controvertidos de su gremio.

Un dato más y no menor sobre Bacman es que su padre, Roberto, es el director ejecutivo del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), una consultora vinculada al gobierno nacional.

Pero por el complejo que quieren habilitar en la ruta 26 no es común ver a ninguno de ellos. Dicen que una mujer llamada Fabiana, que tendría varios puestos en Urkupiña, sería la cara visible del emprendimiento en la localidad.

Clausuras y denuncias

Desde febrero que en la galería de ruta 26 y 5 de Junio se están realizando reformas y se colocaron las estructuras metálicas para los más de 250 puestos que tendría la feria. Varias veces la Municipalidad clausuró las obras e incluso el director de Comercio, Ramiro Casano, llegó a denunciar penalmente a sus responsables por violar las fajas de clausura, pero siguieron adelante con sus actividades y ya comenzaron a promocionar la inminente apertura del establecimiento.

Ante este avance, la Cámara de Comercio de Savio se pronunció abiertamente en contra y solicitó a las autoridades municipales que impidan la apertura del emprendimiento, considerando que se está frente a un grave caso de “competencia desleal” que avasallaría sus derechos y también a todas las normativas locales y provinciales que regulan a esta clase de emprendimientos (léase: ordenanzas 4.623/08, 4659/08 y sus modificatorias 4705/09 y 4706/09, y ley 14.369, sancionada el 5 de julio 2012 por la Legislatura provincial).

“No nos oponemos caprichosamente a cualquier emprendimiento sino a aquellos que no se ajustan a las ordenanzas y leyes vigentes”, expusieron desde la entidad que preside Alfredo Rafael. La nota contó con la adhesión de las cámaras de comercio de Escobar y Garín, la Federación Bonaerense de Entidades No Gubernamentales y la asociación Acción Vecinal Barrio Alta Vista.

Concejales abucheados

La sesión del jueves 2 de mayo en el Concejo Deliberante terminó con los ediles del oficialismo abucheados mientras votaban en contra de un proyecto para que el Ejecutivo haga cumplir las ordenanzas vigentes y no permita la apertura de La Dulce. “Se les tendría que caer la cara de vergüenza”, les gritaban los representantes de la Cámara de Savio, que habían ido al recinto para ver el tratamiento del expediente iniciado por el concejal José María Rognone a partir de una presentación de esa entidad.

“Está más que claro que no se puede habilitar nunca una feria en ese lugar. Hay sobrados motivos, porque está en contra de todas las normativas”, afirmó el concejal kirchnerista “Coty” Rognone durante el tratamiento del expediente. Y agregó: “¿Billetera mata responsabilidad de funcionarios públicos?”.

Desde el oficialismo le salió al cruce la concejal Susana Valenzuela, que con una argumentación difusa refutó su proyecto y propuso sancionar a cambio un pedido de informes al Ejecutivo. “Es una farsa, un verso. Para eso podrían haber levantado el teléfono y preguntar qué pasa”, replicó Rognone.

El concejal vecinalista Leandro Costa coincidió con su par del bloque Peronismo Doctrinario: “Mandar un pedido de informes al Ejecutivo es lavarse las manos y dejar pasar el tiempo para que esa feria se instale”, expresó. Además, aseguró que existen “sobrados impedimentos legales” para no habilitar el emprendimiento, a la vez que consideró “sospechoso que se lleve adelante”.

Como sea, la bancada justicialista impuso su mayoría para aprobar el proyecto alternativo que había presentado, acompañado en la votación por los concejales Jesús Angioi, Carlos Mainé y Néstor Bodes, del paraoficialista bloque 17 de Octubre.

Burlando las normas

Al día siguiente de esa caldeada sesión, el abogado Tiberio denunció penalmente a Rognone por supuestas “amenazas” y por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, según dio a conocer a diversos medios locales el propio letrado. “Llevaremos a la Justicia a quienes conspiren infundadamente contra el paseo de compras”, advirtió, desafiante.

Como parte de su estrategia, Tiberio arremetió contra quienes se oponen a los planes de su cliente Bacman. Por eso, además de haber denunciado a Rognone, el abogado platense afirmó en declaraciones a un portal de Internet que la Cámara de Comercio de Savio no tiene los papeles en regla y adeuda “10 millones de pesos en impuestos”.

Asimismo, destacó que La Dulce implicará la creación de “300 puestos de trabajo genuinos” y sostuvo que se trata de “una propuesta ambiciosa, que le dará un valor agregado a la localidad”.

El abogado también sorprendió al afirmar que “no existe impedimento alguno” para que el emprendimiento pueda abrir sus puertas” y amenazó con presentar un escrito en la Municipalidad para pedir “que aquellos comercios que deban tasas sean clausurados” (sic).

Mientras tanto, la actitud adoptada por el Ejecutivo -del Intendente para abajo, nadie quiso hacer declaraciones sobre este tema, así como tampoco se emitió un comunicado de prensa que defina la posición oficial y despeje las dudas- no hace más que desplegar un grueso manto de sospechas y especulaciones.

Fuentes consultadas por DIA 32 aseguraron que “la decisión política es que no abran, y si lo hacen se los va a clausurar”. Sin embargo, no se trata de una medida de fondo sino coyuntural, ya que son frecuentes las reuniones entre representantes de La Dulce y del Municipio. “A futuro no hay nada definido. No sería raro que esto termine judicializándose, porque hay diferentes interpretaciones sobre algunos aspectos legales”, indicaron.

También en secreto, tres funcionarios reconocieron a DIA 32 que una de las opciones que se está evaluando con más firmeza para zanjar el asunto es modificar la ordenanza que prohíbe la instalación de una feria a menos de 500 metros de la plaza de la estación. “Es algo que se conversó y que puede ser, pero todavía no está decidido”, expresó uno de los consultados.

De llevarse a cabo esta estrategia sería después de las elecciones, para evitar un costo político, y a cambio de que los responsables de La Dulce se comprometan a aportar dinero para obras comunitarias y de infraestructura en la localidad.

Por lo pronto, la polémica está instalada. ¿Terminará en escándalo?

El reino de la informalidad

“La Salada” es un complejo ferial informal y principalmente ilegal, ubicado en el partido de Lomas de Zamora, que desde sus orígenes ha ido evolucionando hasta convertirse en un enorme conglomerado humano y económico de trascendencia internacional.

Sus orígenes datan de 1991, cuando un grupo de personas, muchos de ellos de origen boliviano, se instalaron en la localidad lomense de Ingeniero Budge en unos terrenos que en años anteriores estaban acondicionados como balnearios. Se calcula que unas 15 mil familias dependen laboralmente de “La Salada”, entre puesteros, revendedores, confeccionistas y proveedores.

Como el complejo se desarrolló en terrenos rellenados cercanos a la laguna Salada, este es el nombre genérico con que se conoce a las tres ferias organizadas que funcionan allí: Punta Mogote, Ocean y Urkupiña. Es conocida internacionalmente como “la feria ilegal más grande del mundo”, aunque Antequera lo desmiente enfáticamente asegurando que pagan grandes sumas en concepto de IVA e impuestos al gobierno nacional.

Notas relacionadas